Nacional

Los desvíos para entrar a Garín y Benavídez se extenderán al menos un mes más

Los desvíos para entrar a Garín y Benavídez se extenderán al menos un mes más

Hace días que muchos vecinos de Garín, Benavídez y Tigre enfrentan demoras en hora pico al circular por la Autopista Panamericana. Es que el puente de Garín, nexo entre ambos distritos, se encuentra cerrado al tránsito vehicular. Fue una decisión de la agencia de Transporte, Tránsito y Seguridad Vial de Escobar tras un accidente ocurrido el pasado 29 de enero sobre el kilómetro 39 del Acceso Norte, en dirección a Campana.

Como evalúan que el choque ocurrido podría generar peligro de derrumbe, empezaron a relevar el estado del puente para determinar si deben intervenirlo con obras de mantenimiento o reconstrucción. Mientras tanto, los conductores que tomaban esa bajada para llegar a la zona ahora desviarse un kilómetro y medio.

El accidente que desencadenó la medida fue protagonizado por un camión grúa de gran porte, que excedía la altura permitida, e impactó contra el puente, destrozando parte de la estructura de hormigón. Para evitar que el paso de los autos la deteriore aún más y provoque un derrumbe, decidieron cerrarlo. Entre tanto, un equipo técnico de Vialidad Nacional está evaluando los daños ocasionados para que Autopistas del Sol pueda repararlo.

Daños. Un equipo técnico está evaluando qué reparaciones deberán hacer.

Daños. Un equipo técnico está evaluando qué reparaciones deberán hacer.

Ante la consulta de Clarín, desde la compañía concesionaria de la ruta aseguraron que todavía no tienen la certeza de cuándo se va a reparar y habilitar el cruce. De todas formas, las autoridades creen que podría quedar clausurado hasta un mes y medio.

“El puente es el corazón de Garín. Y como no dan una fecha estimada de cuándo se va a poder volver a usar, estamos muy preocupados”, aseguró Omar León, vecino de Escobar que frecuenta la zona.

El cierre tomó a los vecinos por sorpresa. Muchos volcaron sus inquietudes en las redes sociales. Algunos dijeron que “están cansados” porque tardan hasta media hora más para llegar a sus casas, por la tarde, en hora pico. Es que se trata de un acceso muy utilizado por quienes van a Capital o a municipios vecinos de Zona Norte. El puente es el ingreso principal al centro de Garín, permite acceder a la Panamericana y conecta los distritos de Escobar y Tigre.

Los conductores deben abrirse hasta un kilómetro y medio, para tomar "El Curvón".

Los conductores deben abrirse hasta un kilómetro y medio, para tomar "El Curvón".

Si bien los peatones están autorizados a usarlo, un cartel naranja y vallas les indican a los conductores que deben buscar alternativas. Ante la confusión, hay quienes piden que coloquen carteles de señalización para los que no conocen la zona.

Para cruzar desde Garín a Benavídez o subir a la Panamericana, sentido a Campana, una opción es tomar la Colectora Oeste hasta el puente del Curvón, ubicado en el kilómetro 40,5. Esta misma bajada deben utilizar quienes quieran entrar a la localidad de Escobar, y luego ir por la calle Santiago del Estero, la Colectora Oeste y la avenida General Belgrano. Por ahora, quienes vayan hacia Capital Federal no verán modificaciones.

“Esto me cambia la vida. Ahora tengo que reorganizar mis tiempos para considerar los retrasos”, explica Silvia de Benavídez. Es que las bocinas descontroladas y filas de autos y colectivos describen los embotellamientos que se empezaron a generar en la bajada del Curvón en horas pico. Por eso, agentes de tránsito de la Municipalidad de Escobar controlan la situación para garantizar una circulación segura.

“Es un infierno. A veces me abro hasta el kilómetro 43,5 para usar la bajada Alba, que es otra alternativa. No se puede así, me desvío casi 5 kilómetros. Ojalá lo solucionen pronto”, afirmó Lourdes Sosa, de Garín, quien aguarda que vuelva a abrirse el concurrido cruce de su ciudad.

Última etapa del túnel de San Fernando

La construcción del túnel de la calle Martín Rodríguez, en San Fernando, está llegando a su fin: comenzaron a trabajar en la cuarta y última etapa. Se trata del sexto bajo nivel del distrito, que conectará al oeste con el este de Victoria, bajo las vías del ferrocarril Mitre. Ya se realizó el desmontaje de las vías ferroviarias e instalaron los puentes de hormigón por donde va a circular el tren. Según indicaron desde la Municipalidad, el siguiente paso es cavar el espacio donde estará el corredor. Será de doble circulación y tendrá cuatro metros de altura para que puedan pasar los camiones de gran porte. De esta manera, los vecinos circularán más seguros y se agilizarán sus tiempos.