Nacional

Luis Ventura se quebró al aire por la actitud de su hijo en plena pandemia

Luis Ventura se quebró al aire por la actitud de su hijo en plena pandemia

Este jueves, en Fantino a la tarde (América, lunes a viernes a las 16) se originó un debate que atraviesa a la gran mayoría de los argentinos: la cuarentena y aquellas personas que deben salir a la calle para ganarse el pan, pese a las restricciones y los peligros que propone la pandemia por el coronavirus.

"¿Cuánto estás dispuesto a arriesgar si la vacuna viene el año que viene?, preguntó Alejandro Fantino. En un principio, irrumpió indignado Mauricio D' Alessandro, abogado y panelista del programa: "Cuando uno lee el decreto, dice que somos los que menos casos tenemos en toda América, y uno se pregunta, que si nos está yendo tan bien, ¿por qué restringís más? Restringís por el miedo, ahora no es la salud contra la economía, está triunfando el miedo contra la salud y contra la economía".

Rápidamente pidió la palabra Luis Ventura, también panelista del ciclo, quien con la voz quebrada contradijo al letrado: "Disculpame, no es la salud contra la economía. Es la salud contra el hambre, que es otra cosa. Y yo te lo digo por conocimiento de causa". Fue entonces cuando el periodista de espectáculos y presidente de APTRA relató cómo es la realidad del conurbano bonaerense y contó una situación familiar.

"Me voy a emocionar porque hay un montón de gente que son heroicos, como los médicos. Pero hay héroes que no cobran. Como mi hijo. Va a atender puntos vulnerables y les da de comer a la gente. No tiene ninguna obligación y nadie le paga ni un mango. ¿Pero sabés por qué va? ¡Porque tiene esto! (golpeándose el pecho). Quiere a su patria, a su gente y a su pueblo. Yo le digo que no tiene que ir", dijo Ventura, quebrando en llanto.

"Tiene una edad, una familia y la ha formado. Pero el tipo va. Y va a laburar. Todos los días. Se poner barbijo, alcohol en gel, desinfecta el coche. Y no tiene por qué ir, pero va por amor. Yo le digo barbaridades para que no que no vaya. Y va igual: él va a las ollas populares, sirve las ollas...", continuó emocionado.

Preocupado, Luis volvió a insistir en que no es tan fácil el slogan "Quedate en casa" en algunos sectores donde la pobreza inunda la realidad de las personas: "Vivo en un barrio vulnerable. Está todo bárbaro, 'quedate en tu casa', te dicen, pero no tenés nada en la heladera. No tenés para morfar, no te entra un sope, ¿ves cómo se mueren de hambre tu hijo, tu nieto?, ¿te quedás ahí esperando la vacuna? Y no papito...Es una lucha".

Por último reconoció que él, para ir a trabajar todos los días al canal, se arriesga y tiene miedo de contagiarse, pero cuida su fuente de trabajo: "Yo estoy cagado, y me pongo el barbijo. Pero yo también tengo miedo cuando me duele la garganta o la cabeza o cuando no me siento el olfato. Vivo encerrado entre cuatro paredes...".

DR