Nacional

Miles Davis y Wayne Shorter: vitales y letales

Miles Davis y Wayne Shorter: vitales y letales

El quinteto de músicos de The Lost Quintet de Miles Davis se trata del histórico trompetista junto a Chick Corea en teclado, Jack DeJohnette en percusión, Dave Holland en percusión y Wayne Shorter en saxo. A pesar de que todos ellos tocaron como parte de otros conjuntos de Davis, nunca visitaron un estudio de grabación con esta formación exactamente. He aquí la importancia de este rescate: la aparición de una grabación en vivo de fines de los años 60 en Europa de lo que podría denominarse el “tercer quinteto” o “quinteto perdido” de Miles. Gran parte de la discografía de Davis, un músico que cada dos o tres años cambiaba la orientación del jazz en tiempo presente iluminando su futuro, es reconocible por sus formaciones de quintetos.

Con el primer quinteto, Davis documentaría sus primeros años de fama y su época hard bop (de manera heterodoxa, ya que, con Miles, los subgéneros del jazz nunca se parecen a nada). Este primer quinteto, con variaciones y aumentado a formato de sexteto, daría lugar al clásico de todos los tiempos: el disco Kind Of Blue. Con el segundo quinteto nacería una nueva democracia más interesada en un conjunto real que en un líder musical que se vale de sus acompañantes para los solos instrumentales. Pero entre ambos discos, Davis hizo una gira por Europa en 1969 con esos cuatro músicos asombrosos.

Este hallazgo de casi una hora de duración cuenta con el quinteto perdido de Davis y apenas cuatro composiciones: “Directions”, “Bitches Brew”, “Sanctuary” y “Masqualero”. El sonido no es extraordinario, pero sí muy bueno y registra el momento en el que un nuevo embrión sónico de Davis marcaría, nuevamente “la forma del jazz por venir” de las futuras décadas.

Que en The Lost Quintet, ya haya dos composiciones de Shorter, habla ya de la confianza de Davis en la madurez de su músico. Pero a los 36 años el saxofonista nacido en New Jersey no era sólo uno de la grandes de la escudería Davis, que junto con Chick Corea, Herbie Hancock o John McLaughlin fusionarían el jazz con el rock para lograr un éxito mayor al de Davis. No, Shorter además ya había grabado alguno de los discos más hermosos de la historia del jazz y para uno de los más perfectos de sus sellos: Blue Note Records.

Era justo entonces realizarle un homenaje al músico que grabó uno de los álbumes más poéticos y oníricos del hard bop y del post-hard bop. Sin contar el maravilloso disco que, en 1975 y mucho antes que lo latino fuese lo “latin” para el mercado estadounidense (de Ricky Martin a la genial Rosalía), grabó con el cantante brasilero Milton Nascimento: Native Dancer. Acaso por todo esto, Wynton Marsalis, el músico que junto con Pat Metheny más premios Grammy ganó en el jazz en las últimas décadas, le dedicó un álbum homenaje.

La idea es, desde su origen, un lujo, porque cuenta con el propio Marsalis dirigiendo a la Jazz at Lincoln Center Orchestra, la misma con la que deslumbró en su homenaje al flamenco junto a Paco de Lucía en el disco Vitoria Suite, la reciente banda de sonido del filme neo-noir Motherless Brooklyn o la formidable yunta (por emplear una palabra tanguera) junto a la Orquesta El Arranque e Ignacio Varchausky que aún no vio la luz en CD o vinilo. Algunas gemas maestras del disco, que también cuenta con el propio Shorter tocando, son “Yes Or No”, “The Three Marias” y “Teru”. Grabado originalmente en vivo en 2015, se editó a fines de febrero y es una excelente y singular manera de (re)descubrir a un jazzman, aún sorprendente como intérprete (a sus 81 años) y como autor.

Miles y Marsalis, vitales y letales, nos hacen creer en el poder y mecanismo de seducción, de ficción y de magia del jazz, en el pasado y en el presente.

The Lost Quintet
Miles Davis
Sleepy Night Records
Disponible en plataformas digitales

The Music of Wayne Shorter
Wynton Marsalis
Blue Engine Records
Disponible en plataformas digitales