Nacional

Nueva York: la mujer de la denuncia racista que se volvió viral se quedó sin trabajo y sin perro

Nueva York: la mujer de la denuncia racista que se volvió viral se quedó sin trabajo y sin perro

Amy Cooper, una mujer estadounidense que se hizo tristemente célebre por un video racista que se volvió viral esta semana en Nueva York, no sólo fue despedida de su trabajo sino que también tuvo que entregar a su perro a la asociación que facilitó su adopción.

La mujer recibió una lluvia de críticas después de que se hicieran públicas en las redes sociales unas imágenes en las que se la veía llamar a las autoridades pidiendo ayuda a gritos ante las supuestas amenazas de un ciudadano afroamericano, que, como muestra el video, únicamente le había reclamando que le pusiera la correa a su perro en Central Park, como obligan las normas de esa zona.

Además de los reproches de racismo y de haber sido despedida de su puesto en una importante empresa financiera, Cooper también fue acusada de crueldad animal, ya que en el vídeo se aprecia cómo durante el altercado sujeta por el cuello a su perro durante más de un minuto, que se retuerce enérgicamente mientras mantienen la agitada conversación.

La asociación Abandoned Angels Cocker Spaniel Rescue, de donde adoptó Cooper al can, confirmó que la mascota ya está en sus manos después de que la residente de Nueva York lo entregara voluntariamente.

"El perro está ahora bajo nuestro cuidado y está sano y salvo", dijo a los medios locales el grupo. El encuentro entre Cooper y el ciudadano al que acusó, llamado Christian Cooper, fue difundido este lunes en Twitter y un día después acumulaba ya más de 30 millones de visualizaciones.

La difusión de un video que se filmó en el Central Park de Nueva York generó un escándalo racial en Estados Unidos​. En la imagen, Cooper llama a la Policía asegurando falsamente que está siendo amenazada por un hombre de raza negra. En realidad, el hombre le estaba reclamando que le pusiese la correa a su perro.

Según los informes, Christian Cooper, el hombre de raza negra, le había pedido a la mujer que le pusiera una correa a su mascota. Ella no aceptó el consejo y lo que ocurrió fue capturado por él, donde la mujer lo amenaza con llamar a la policía.

"Les diré que hay un hombre afroamericano amenazando mi vida", dice Amy Cooper en el clip de un minuto. Y lo hizo, lloriqueando histéricamente, enfatizando el hecho de que su supuesto atacante era afroamericano (y casi estrangula a su perro).

Incluso el alcalde Nueva York, Bill de Blasio, reaccionó a lo ocurrido asegurando que "el video publicado de Central Park es claro y puro racismo". "Ella llamó a la policía porque él era un hombre negro. Incuso cuando ella no estaba cumpliendo las normas. Ella decidió que él era el criminal y nosotros sabemos por qué: este tipo de odio no tiene cabida en nuestra ciudad", escribió en su cuenta de Twitter.

El suceso ha llevado incluso a el senador de Nueva York, Brian Benjamin, a presentar una legislación que añadiría las acusaciones falsas a la lista de incidentes que pueden considerarse crímenes de odio.

"Me preocupa que si ella no hubiera sido grabada, a esta mujer se le hubiera dado el beneficio de la duda, y que el hombre se enfrentaría a consecuencias serias, quizá incluso poniendo en riesgo su vida si hubiera llegado la Policía", dijo Benjamin en un comunicado de prensa.

La empresa para la que trabajaba la mujer, Franklin Templeton, aseguró que suspendió temporalmente a su trabajadora mientras investiga lo ocurrido, informó el diario The New York Times.

"Nos tomamos estos asuntos muy en serio porque no toleramos el racismo de ningún tipo", aseguró la empresa en un su cuenta de Twitter, donde este asunto se convirtió en la principal tendencia en Estados Unidos.

En declaraciones al canal CNN, la mujer denunciante pidió "disculpas públicas a todo el mundo". "No soy racista, no pretendía dañar a aquel hombre de ninguna manera", dijo al canal antes de agregar: "Pienso que simplemente tenía miedo".

Un país sacudido por el racismo

En la semana, a este video viral se le sumó otro aún más macabro y triste que desató una ola de manifestaciones e incidentes. En Minneapolis, Minnesota, una mujer que caminaba por la calle filmó el arresto de George Floyd, de 40 años, el lunes por la noche durante 10 minutos y lo emitió en directo por Facebook Live.

En las imágenes, un policía blanco mantiene a Floyd boca abajo contra el suelo, apretándole el cuello con una rodilla. El detenido se queja durante minutos de no poder respirar y de sentir dolor, mientras el agente le pide que mantenga la calma.

Marchas contra el racismo en Nueva York. (AFP)

Marchas contra el racismo en Nueva York. (AFP)

Un segundo policía se preocupa de que no se acerquen los curiosos, que empiezan a increparlos cuando observan que Floyd ya no se mueve y parece inconsciente. “Ya no respira, ya no se mueve, tome su pulso”, repite un testigo mientras los policías esperan a una ambulancia que tarda varios minutos en llegar. Floyd fue transportado a un hospital, donde falleció poco después.

Fuente: agencias.