Nacional

Paula y su medio cumpleaños

Paula y su medio cumpleaños

Desde que pensé en tener hijos, quería que no nacieran en las Fiestas ni en las vacaciones. Había visto sufrir mis compañeros de primaria por festejar sus cumpleaños sólo con la familia, o esperar a comenzaran las clases para llevar una torta al aula. Pero mis mellizas nacieron el 15 de febrero, pleno verano.

El lado positivo era que la fiestita se aplazaba un par de semanas nomás. Medio en broma, medio en serio, yo les decía que otra opción era celebrar el “no cumpleaños”, esa idea genial que Lewis Carroll acuñó en “A través del espejo y lo que Alicia encontró allí”. La escena está en YouTube: el Sombrerero Loco le dice a Alicia que el “no cumpleaños” puede festejarse todos los días que no cumplimos, es decir, ¡364 veces al año! Ahí nomás la Liebre de Marzo arranca a organizar los festejos. ¡Y Alicia se da cuenta de que es el “no cumpleaños” de todos!

No sé si influenciada por la lectura de Carroll, el año pasado mi hija Paula decidió festejar su “medio cumpleaños”, el 15 de agosto. El verano anterior, muchos de sus amigos habían estado de viaje. Una idea genial que, como están las cosas, no podrá repetir en este 2020 insólito.

¿Cuántos cumpleaños nos robó la pandemia? Primero pensé que serían los de parte de mazo, abril y mayo. Después sumé junio. Y julio. Ahora ya ni siquiera arriesgo. ¿Cómo vamos a hacer cuando esto pase, para festejar todos los cumpleaños atrasados? Haciendo caso al Sombrerero Loco, propongo que ni bien termine la cuarentena pongamos fecha. Y brindemos por nuestro “no cumpleaños”. Todos juntos.