Nacional

Por las malas condiciones climáticas, cayó la tecnología aplicada en la cebada durante la campaña 2019/20

Por las malas condiciones climáticas, cayó la tecnología aplicada en la cebada durante la campaña 2019/20

Un informe del Departamento de Investigación y Prospectiva de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires destacó que se registró una disminución en el nivel de alta tecnología respecto al ciclo pasado  en las 950.000 hectáreas sembradas.

"Si bien se observó una mejora en indicadores importantes del uso de insumos, el resultado final del cultivo se vio afectado mayormente por los procesos del manejo técnico y las condiciones climáticas de cada región en la última etapa del cultivo", destacó el trabajo.

Sobre los planes originales que se proyectaban al inicio de campaña, el indicador de nivel tecnológico registró los ajustes que se hicieron durante el ciclo.

Según se precisó, la merma tecnológica se concentró en el sudoeste, oeste y centro de Buenos Aires y norte y sur de La Pampa, donde la variable crítica fue la adversidad climática.

"La adopción de siembra directa en el cultivo alcanzó el 79%, valor levemente por encima al registrado en la campaña previa", destacó el Departamento de Investigación y Prospectiva, coordinado por Juan Brihet, agregó que la densidad de siembra promedio para cebada a nivel nacional fue de 115 Kilos de semillas por hectárea.

Las dosis de los fertilizantes más utilizados en cebada registraron un nuevo aumento y representaron valores de 48% y 27% mayores a la campaña 2018/19, para urea y PDA respectivamente.

"Es importante destacar que estas dosis corresponden a aquellos casos en los que el plan de fertilización pudo ser concretado, es decir, la superficie que efectivamente fue fertilizada. Dadas las condiciones climáticas limitantes hubo parte de la superficie que no pudo ser fertilizada y esto se ve reflejado en el indicador de nivel tecnológico", sostuvo.

Y en el manejo fitosanitario se volvió a destacar el uso de productos que poseen carboxamidas en su composición. 

"En la campaña 2019/20 se reforzó el uso de fungicidas de formulación compuesta, como estrobirulinas más triazoles, por encima de los formulados simples, como carbendazim o tebuconazole. Los formulados compuestos representaron el 98% del volumen total aplicado de fungicidas en cebada", describió.

Por último, el informe reveló que ​a nivel nacional la mitad del área sembrada tuvo destino maltería y la otra mitad destino forraje o producción de semillas. Aproximadamente la mitad de la cebada cervecera se consume localmente y el resto se exporta; la cebada forrajera se exporta casi en su totalidad.