Nacional

Rosario: ejecutaron a sangre fría a la hermana de un sicario narco

Rosario: ejecutaron a sangre fría a la hermana de un sicario narco

Mientras la Justicia rosarina analizaba una gravísima denuncia sobre un caso de gatillo fácil que quedó registrado en video, el viernes a la noche una joven de 22 años fue asesinada de un balazo en la zona sur de Rosario. La víctima era hermana de "Cable", señalado como sicario del clan Camino y protagonista de una feroz disputa territorial entre bandas el año pasado.

El apodo de Enrique Adrián Solís reapareció por la noche como una de las hipótesis para tratar de explicar el ataque contra la joven, a la que emboscaron y ejecutaron sin mediar palabra en Mitre al 3100. A partir de los primeros testimonios que trascendieron, la víctima fue identificada como Samanta Magalí García, hermana de crianza de "Cable". En forma preliminar, el Ministerio Público de la Acusación (MPA) descartó una discusión previa al ataque y confirmó que el agresor directamente le disparó en la cabeza antes de huir del lugar.

El fiscal Luis Schiappa Pietra fue el encargado de tomar las primeras medidas para determinar la causa del homicidio cometido a pocas cuadras del barrio La Lata, donde vivía Samanta. En el sitio donde quedó derramada su sangre hallaron una vaina de un proyectil calibre 9 milímetros y empezaron a rastrear cámaras de seguridad que pudieran haber registrado imágenes para identificar al asesino.

Sin certezas sobre el móvil en las primeras horas posteriores, el lazo familiar con Solís surgió como una posibilidad más a evaluar por parte de las autoridades. El detenido de 35 años se encuentra bajo prisión preventiva y fue acusado como protagonista de dos homicidios clave en el largo enfrentamiento de dos organizaciones delictivas que alcanzó su pico de exposición durante el verano de 2018.

El crimen de Jonatan Funes, cometido en enero de 2018 en Rosario. (JUAN JOSÉ GARCÍA)

El crimen de Jonatan Funes, cometido en enero de 2018 en Rosario. (JUAN JOSÉ GARCÍA)

A “Cable” lo detuvieron en febrero de ese año y está imputado por matar a Ulises y Jonatan Funes. Ambos eran hermanos de Alan y Lautaro, alias “Lamparita”, quienes a su vez ya estaban tras las rejas y figuran como supuestos cabecillas de una asociación ilícita ligada a la venta de drogas en alianza con la familia Ungaro. La semana pasada, Solís fue trasladado desde la cárcel para responder por un tercer asesinato previo que incluso involucró al abogado defensor del presunto autor intelectual.

Luego de acordar un procedimiento abreviado, el penalista Marcos Cella es hasta ahora el único condenado por el ataque a balazos contra una chica de 16 años en barrio San Francisquito. Lorena Ojeda resultó herida de gravedad en la puerta de su casa el 16 de diciembre de 2016 y falleció el 21 de enero siguiente a partir de un plan cuyo objetivo original era eliminar a su hermana mayor Brisa. La chica era la testigo principal en la causa por otro asesinato vinculado a la interna de la barra brava de Newell’s.

Solís estaba ligado a esa estructura delictiva amparada en las tribunas y es el último de los cuatro apuntados en el relato de la Fiscalía sobre el crimen de la adolescente. Se lo considera partícipe primario de ejecutar las órdenes que Rubén Ariel Segovia impartió desde la cárcel de Coronda. La historia tuvo un final igualmente sangriento para “Tubi”, quien fue muerto a puñaladas por otros internos del penal en abril de 2018. Meses después, su abogado aceptó una sentencia de 3 años de prisión condicional por haber pedido la postergación de una rueda de reconocimiento y así facilitar la emboscada que tuvo una víctima equivocada.

Viernes sangriento

Este sábado, la Fiscalía confirmó otros dos crímenes cometidos el viernes a la noche en Rosario. Todos cometidos en menos de siete horas. 

El primero fue alrededor de las 20, cuando balearon a Cristian Gómez en Villa Gobernador Gálvez. La víctima de 42 años fue atacada en Edison al 100 y también hirieron de gravedad a su hermano.

Pasada la medianoche hubo otro crimen en la zona noroeste de Rosario. Allí le dispararon desde una moto a Lucas Ojeda. El joven de 18 años fue trasladado de urgencia al Hospital Eva Perón en Granadero Baigorria pero finalmente falleció. Otro adolescente de 16 permanecía estable en el Hospital Alberdi luego de sufrir lesiones en el mismo episodio registrado en el cruce de Arroyo Maldonado y calle 13107.