Nacional

Se puso una crema para la piel que le habían recetado y murió quemada

Se puso una crema para la piel que le habían recetado y murió quemada

El caso no deja de asombrar. Y causa temor porque podía pasarle a cualquier. Yvonne Webb, de 83 años, murió en su casa de Londres​ después de sufrir graves quemaduras. El detonante: se incendió accidentalmente la crema emoliente que se había aplicado en la piel.

El fuego se desató cuando Webb intentó encender una vela con la llama de su cocina a gas, refleja The Evening Standard, aunque no precisa la fecha de la tragedia.

Una vez que se vio cubierta de fuego, la anciana corrió hacia a la calle, donde fue auxiliada por los vecinos. Pronto llegó una ambulancia que la trasladó al hospital, pero los médicos no lograron salvarle la vida.

Desde la Brigada de Bomberos de Londres (LFB) explican que el producto cosmético que generó el trágico accidente contiene ingredientes inflamables como parafina, petróleo y aceites naturales.

Se trata de una pomada que suele ser recetada por los médicos para el tratamiento de eccemas cutáneos o psoriasis, en especial en personas mayores.

De acuerdo a los datos aportados, en la capital británica al menos 16 personas habrían perdido la vida en incendios causados por pomadas inflamables en los últimos tres años.

Además, remarcan que las personas con movilidad reducida son un grupo de riesgo en ese tipo de siniestros, precisan.

La psoriasis se manifiesta fundamentalmente en la piel a través de placas y escamas blancas y rojas.

La psoriasis se manifiesta fundamentalmente en la piel a través de placas y escamas blancas y rojas.

Según declaró Ben Webb, hijo de la víctima, su madre estaba comenzando a sufrir demencia senil, por lo que no comprendía el riesgo asociado a la pomada, refleja RT.

Desde la Brigada de Bomberos local lanzaron una campaña informativa para prevenir que este tipo de accidentes se repita en el futuro.

Apuntan a que todos los productos médicos inflamables posean una etiqueta que advierta sobre que los residuos de emolientes pueden adherirse a las telas haciendo que estas se prendan fuego con mayor intensidad.