Nacional

Un arma "plantada" y un misterioso testigo que no aparece: las claves de un nuevo caso de gatillo fácil

Un arma

Son horas de dolor y conmoción en Córdoba. El mismo día que la familia de Valentino Blas Correas (17) despidió al adolescente asesinado en un presunto caso de gatillo fácil, se conoció que la Policía habría "plantado" un arma para incriminarlo. Por el caso hay dos agentes detenidos, pero habría otros cuatro involucrados en el encubrimiento. Mientras tanto, relevaron a tres altos jefes de la fuerza.

El crimen de Blas ocurrió en la madrugada de este jueves cuando el chico iba en un auto con cuatro amigos por la avenida Vélez Sarsfield al 4500, en Córdoba capital. Todavía no está del todo claro cómo se desencadenaron los hechos, pero según los amigos del adolescente asesinado, habría comenzado con un incidente con una moto.

De acuerdo al relato de los jóvenes, dos personas en una moto habrían querido asaltarlos y les golpearon el vidrio del Fiat Argo blanco en el que volvían de un bar. Asustados, aceleraron y los dos vehículos se toparon con un retén policial.

Valentino Blas Correas tenía 17 años.

Valentino Blas Correas tenía 17 años.

Fue entonces que los ocupantes de la moto habrían dicho que los jóvenes que iban en el auto les quisieron robar. Con ese dato, la Policía intentó parar al Fiat Argo en otro retén. No está claro si los jóvenes quisieron eludir el control pero en ese momento los agentes empezaron a dispararle al auto desde atrás. Fueron "entre cuatro y cinco" tiros, según dijeron desde la fiscalía que investiga el caso. Uno de ellos impactó en la espalda de Blas.

Desde allí, los chicos quisieron ir hasta un sanatorio privado donde a Blas le negaron la atención médica y lo derivaron a un hospital. En el camino, los jóvenes fueron retenidos por la Policía y el adolescente murió.

Los investigadores creen que los autores de los disparos fueron dos agentes que están detenidos: Lucas Gómez (35) y Javier Alarcón (31). Según informó el canal El Doce, los comprometen las filmaciones de las cámaras de seguridad de la zona. También hay otros cuatro agentes investigados por encubrimiento que por ahora están en libertad.

Sobre este último punto, lo que se sospecha es que los policías intentaron "plantar" un arma en la escena del crimen para incriminar a Blas y sus amigos y que "limpiaron" el lugar en tiempo récord. De ese grupo, al menos dos agentes ya fueron separados de su cargo.

En medio de la conmoción que provocó el caso, el Gobierno de Córdoba decidió desplazar a la cúpula de la Policía provincial. (TÉLAM)

En medio de la conmoción que provocó el caso, el Gobierno de Córdoba decidió desplazar a la cúpula de la Policía provincial. (TÉLAM)

En la primera versión que dieron los policías ante el fiscal Alberto Maná hablaban de "un testigo" que habría visto cómo desde el auto tiraron una bolsa.

“Estamos investigando porque la versión surge de la Policía. Apareció un testigo que dijo haber visto cómo se arrojó desde el Fiat Argo una bolsa, la que luego fue encontrada por los efectivos y en la que en su interior había un arma de calibre 22”, dijo el secretario de la fiscalía, Gabriel Prunotto, en diálogo con Cadena 3.

“Hasta el momento no tenemos datos del supuesto testigo como tampoco tenemos elementos que acrediten que desde el interior del auto se hayan efectuado disparos de armas de fuego”, añadió Prunotto. En tanto, fuentes del Ministerio de Seguridad de Córdoba agregaron a Clarín que "no hubo una persecución" por lo que la principal hipótesis es que los policías dispararon desde el retén.

Gómez y Alarcón están imputados por "homicidio calificado agravado por el uso de arma de fuego" y a los otros cuatro los investigan por encubrimiento.

La repercusión que generó el caso, sumado a otro episodio de violencia policial que trascendió en las últimas horas y en el que un joven resultó "noqueado" por un agente cordobés, llevaron al Gobierno de Córdoba a hacer cambios en la cúpula de la fuerza.

El Ministerio de Seguridad provincial relevó al comisario mayor Gustavo Piva, que estaba a cargo de la Dirección General de Seguridad capital, y puso en su lugar a la comisaria mayor Liliana Rita Zárate Belletti. Además de la novedad del cambio, se trata de la primera mujer en ocupar un cargo de esa jerarquía en la Policía de Córdoba.

También desplazaron a los actuales subdirectores de las zonas norte y sur de la capital, comisarios mayores Rubén Turri y Gonzalo Cumplido.

Después de anunciar los cambios, el ministro de Seguridad, Alfonso Mosquera, dijo en diálogo con TN que el caso generó "una profunda conmoción y una honda consternación" y que los hechos "ameritan reemplazos en la conducción de la capital".

Sobre la posibilidad del "arma plantada" por parte de los policías, el funcionario reclamó a la Justicia "la más ejemplar y severa sanción" si se comprueba.

A la mañana, una gran cantidad de amigos y familiares de Blas le brindaron el último adiós en una ceremonia cargada de dolor y tristeza en la puerta de una sala velatoria del centro de la capital. Fue notoria la presencia de estudiantes secundarios y autoridades del Colegio San José, donde cursaba su último año del nivel secundario, quienes no ocultaron el estado de gran aflicción por la muerte del adolescente.

LM