Nacional

Un elogio del mérito

Un elogio del mérito

Era casi un chiste entre mis hermanos y yo, una complicidad tramada en cientos de episodios similares, sonreír al escuchar a mi papá hablar de sus logros estudiantiles. "Cuando yo tenía tu edad...."

Rindió varios años como libre, entró antes a Medicina (la cursó mientras trabajaba como bibliotecario en la Facultad) y ganó una beca Humboldt para perfeccionarse en Alemania, luego de estudiar el idioma solo, ¡casi una hazaña!, por fonética internacional. Mamá también milita en una fe laica: perseguir la excelencia (quizás eso los haya enamorado).

El mérito fue una bandera en mi familia de origen y sigue siéndolo en mi casa. Nunca bastó emprender algo; se nos animó a esforzarnos, a tratar de hacerlo un poco mejor cada día como parte de una responsabilidad personal y colectiva. Es lo que les enseño a mis hijos: un éxito sabe a gloria cuando te rompiste el alma por conseguirlo.

Con esa forja, no es de extrañar la decepción que sentí ante el video que difundió el presidente Alberto Fernández para conmemorar el 25 de mayo. Ese mensaje desdeña el mérito y lo opone, falazmente, a otros valores como si estos no pudieran conseguirse sino abominando del primero. Mi tristeza ha ido creciendo con los días.

Si la meritocracia en sí misma no garantiza equidad, hay que trabajar para asegurar la igualdad de oportunidades pero sin descartar el esfuerzo ni dejar de medir resultados. De otro modo, si no vamos por y con los mejores en cada disciplina, ¿a qué se nos alienta? ¿Nos abrazamos a los peores? ¿A Gildo Insfrán y sin barbijo?

La propuesta llevaría al absurdo, ¿o acaso ignoró méritos el Presidente cuando convocó al panel de expertos que lo asesora sobre la pandemia?

Los eslóganes políticos buscan impacto y suelen ser estudiadamente binarios para motivar a más gente. Cargar contra el mérito es, por supuesto, chicanear al "mejor equipo de los últimos 50 años". Pero esa es la lógica de una campaña proselitista y no cuadra en este tiempo de reconstrucción.

Desde el gobierno se fustiga con razón a los que pretenden hacer politiquería en medio de la cuarentena. El Presidente debería resolver sus contradicciones y no caer en el mismo error.