Nacional

Un museo polaco gira a la derecha y los artistas se alejan

Un museo polaco gira a la derecha y los artistas se alejan
Por ALEX MARSHALL

VARSOVIA — Piotr Bernatowicz es una de las figuras más comentadas en el mundo del arte de Polonia este invierno por un motivo: muchos artistas señalan que está a punto de destruir un importante museo de Varsovia.

El 1 de enero, Bernatowicz, de 46 años, se convirtió en el director del Centro de Arte Contemporáneo Castillo Ujazdowski. En los últimos 30 años, el museo ha montado exhibiciones de los artistas experimentales más destacados de Polonia y albergado obras de estrellas internacionales como Barbara Kruger, Nan Goldin y Kara Walker.

Una protesta después de que el Museo Nacional de Varsovia sacara el arte de una mujer que lamía y chupaba seductoramente un plátano. (Kacper Pempel/Reuters)

Una protesta después de que el Museo Nacional de Varsovia sacara el arte de una mujer que lamía y chupaba seductoramente un plátano. (Kacper Pempel/Reuters)

Sus exposiciones a menudo han tenido una dimensión política. Una exhibición actual —una retrospectiva de obras de Karol Radziszewski— aborda las experiencias de varones gay en Europa Oriental.

Sin embargo, en entrevistas, artistas y curadores allí dijeron creer que la visión del nuevo director para el Ujazdowski no encaja con el historial de la institución.

La postura política de Bernatowicz es diferente a la de muchos en el mundo del arte, que él aseguró en una entrevista vía correo electrónico que estaba “dominado por una ideología izquierdista abiertamente neomarxista”.

Quiere promover a artistas con opiniones conservadoras, patriotas y en pro de la familia. Sus planes están convirtiendo al museo en el más reciente campo de batalla en las guerras culturales de Polonia, que enfrentan a liberales con el partido conservador en el poder Derecho y Justicia, así como con otros grupos conservadores.

Piotr Rypson, presidente de la rama polaca del Consejo Internacional de Museos, dijo que, durante 30 años, el Ujazdowski había sido un “verdadero centro de libertad en medio de Varsovia.

“Colocar a este hombre en la cima es como ponerle un corcho a la botella”, añadió.

Una petición contra el nombramiento de Bernatowicz fue firmada por Olga Tokarczuk, la novelista polaca y ganadora del Nobel de Literatura 2018, y otros artistas prominentes.

Otros administradores de arte designados por el gobierno también han causado polémica.

En abril, Jerzy Miziolek, director del Museo Nacional en Varsovia, retiró tres obras de arte contemporáneo, todas realizadas por mujeres, tras recibir un correo electrónico de una visitante quien aseguró que su hijo había quedado traumatizado por ellas. Entre las obras se contaba una serie fotográfica de Natalia L.L., cuya trayectoria comenzó en Polonia bajo el comunismo, que mostraba a una mujer lamiendo y chupando seductoramente un plátano.

Bernatowicz afirmó que alguna vez había sido liberal, pero su visión del mundo cambió en el 2010 luego de que el presidente de Polonia y docenas de líderes políticos y militares murieron en un choque aéreo en Rusia. Se sintió preocupado por la interferencia rusa en Polonia. Dijo que también llegó a sentir que “movimientos extremos de identidad” se habían apoderado del mundo del arte, y que acusaciones de “discurso de odio” estaban siendo usadas para censurar obras.

En 2014, como director de Arsenal, un museo en Poznan, actuó como curador de una exposición que incluía pósters de Wojciech Korkuc. Un póster, dirigido a hombres gay, incluía el eslogan “no homosexualicen a los menores de edad”.

“Fui acusado de presentar obras de arte ofensivas en una galería pública, pero, ¿qué hay sobre la libertad de expresión y la tolerancia?”, comentó, añadiendo que no era homofóbico ni antifeminista.

Bernatowicz aún no ha revelado alguna exposición para el Ujazdowski, pero algunas figuras del mundo del arte dijeron que será difícil hallar suficientes obras de derecha.

“No sé qué es un artista conservador”, afirmó Malgorzata Ludwisiak, la directora anterior del Ujazdowski.

Bernatowicz estaba consciente del reto. “Si preguntas, ‘¿cuántos artistas conservadores de vanguardia hay ahora?’ Mi respuesta es: cinco en Polonia y quizá uno en Bielorrusia”, indicó.

Sin embargo, añadió, “espero que dentro de los próximos siete años, cambie la situación”.

© 2019 The New York Times