Política

Congreso: promesas ante falta de ayuda al privado

Congreso: promesas ante falta de ayuda al privado

En medio de un exagerado empuje desde el kirchnerismo para sesionar en Diputados -macrismo también contribuye-, y un Senado que desliza su incomodidad con respecto a trabajar en plena cuarentena por el coronavirus, Alberto Fernández anunció ayer que enviará “proyectos de ley para congelar precios de alquileres y de créditos hipotecarios y suspender los desalojos por el término de seis meses”. No se descarta que el Ejecutivo avance de otra manera, ya que las idas y vueltas se han convertido en algo habitual.

Las promesas del Presidente fueron tomadas con pinzas desde el Congreso, tras las decenas de anuncios realizados desde el 10 de diciembre pasado como “urgencias” que nunca aterrizaron en el Congreso. En despachos con lupa en lo económico se discute desde el verano la falta de decisión con respecto al corto y mediano plazo, ya que la única respuesta que vino desde Casa Rosada fue la ley denominada de “solidaridad”, que gatilló un festín de impuestos y batería de emergencias.

Mientras los días de cuarentena corren, las pequeñas y medianas empresas estallan de furia por el sendero oscuro que la pandemia y la casi nula reacción del Gobierno generan al futuro del empleo privado, motor indispensable para la “sostenibilidad” -término muy utilizado por el kirchnerismo para la deuda- de la economía.

Ni hablar de la cadena de pagos y la inminente reapertura del clearing bancario. El cruce de cheques sin la mínima estimación de viabilidad que tendrán que ser cubiertos entre comercios y empresas hoy abiertos, e industrias cerradas por la cuarentena elevó tensión en las últimas horas. Todavía se esperan novedades impositivas desde el sector y con un tercio de la economía que se maneja “en negro”.

Con paliativos de suave efectividad para la clase baja, el Gobierno trabaja sobre normas relacionadas con alquileres, hipotecas y créditos que hasta anoche no tenían letra. También sobre Ganancias (ver página 13). Quien debe cerrar los textos para evitar más demoras es la secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra, que se reuniría en las próximas horas con el presidente de Diputados, Sergio Massa, uno de los más reacios a cerrar el Congreso. El tigrense prepara para mañana una nueva videoconferencia con los distintos jefes de bloque para avanzar ante una eventual sesión, con todo lo que ello implica en cuestión reglamentaria.

Los diputados de Cambiemos ratificaron la disponibilidad de sesionar, pero reiteraron una cuestión que ya genera urticaria en la oposición y en algunos peronistas con acuarela K: la falta de información sobre distintos puntos solicitados días atrás y las patinadas de ministerios en la comunicación. Cristina de Kirchner, mientras tanto, se mantiene al margen y firmó un decreto para evitar que, ante la parálisis de actividad en la Cámara alta, se venzan los proyectos.