Política

Convención de la UCR: una puja entre duros y blandos que seguirá hasta el cierre de listas

Convención de la UCR: una puja entre duros y blandos que seguirá hasta el cierre de listas

La previa tomó temperatura con los documentos cruzados y la jornada en Parque Norte se descuenta intensa, aunque otra disputa asoma después de la Convención.

En ese punto coinciden referentes de todos los sectores de la UCR. El órgano partidario se encamina a ratificar la continuidad en la coalición con el PRO y la Coalición Cívica, aunque con el mandato de ampliarla y discutir la estrategia electoral. Eso incluirá la propia candidatura de Mauricio Macri, en estos días otra vez entre interrogantes incluso para los radicales más cercanos al Gobierno.

La pulseada por los términos y los condicionamientos del texto que será aprobado este lunes arrancó con el duro borrador movido por Alfredo Cornejo, Gerardo Morales y Enrique "Coti" Nosiglia, que dejó satisfecho al grupo más crítico de Ricardo Alfonsín y Federico Storani desde el título: “Una nueva coalición de gobierno para construir una Argentina sana y previsible”.

En palabra de uno de los díscolos: “Es razonable para arrancar, una buena base para el debate”. Ese sector publicó una "carta abierta" con la postura de construir un "nuevo frente electoral y programático".

Reunión en el Comité Nacional de la UCR, este domingo.

Reunión en el Comité Nacional de la UCR, este domingo.

Los “amarillos” -Jesús Rodríguez, Daniel Salvador, Gustavo Valdés- dejaron correr otro documento sin más exigencias que un programa común y reglas de funcionamiento, con la ratificación a Cambiemos de modo explícito en lugar de un espacio nuevo. Más allá de la discusión semántica, la continuidad no aparece en duda y luego de la Convención una mesa de acción política será la encargada de “explorar” eventuales acuerdos o incorporaciones antes del 12 de junio, fecha de la inscripción de los frentes, e incidir -habrá que ver hasta qué punto- en la definición de las candidaturas, hasta el 22.

“Ahora hay demasiado ruido. El lunes arranca un proceso y habrá que analizar las variantes. Dentro de Cambiemos, está todo abierto”, dijo a Clarín uno de los referentes alineados con la Casa Rosada, confiado en que en Parque Norte habrá mayoría para la continuidad y un documento moderado -fruto de las negociaciones que se abrieron en las últimas horas-, aunque sin la certeza de cómo quedará armada la coalición, si finalmente estará Macri en la boleta y si habrá competencia en las primarias.

“Todavía no se puede saber si él va a ser candidato, no sabemos lo que terminará decidiendo”, le puso suspenso a la definición. Sin empujar que el Presidente desista de su reelección o proponer variantes, ese sector abre el interrogante sobre la propia decisión de Macri ante el complicado panorama económico.

Si los “amarillos” admiten ese escenario, los díscolos directamente avanzan con alternativas. “Macri sufre un fuerte desgaste y la marca Cambiemos también. Ir con él sería casi una resignación”, aseguró uno de los que sostiene la necesidad de un volantazo, desde competir en las primarias o un armado con Roberto Lavagna.

En el medio se mueven Cornejo y Morales, aliados a la Casa Rosada aunque el titular de la UCR generó revuelo con el pedido de abrir la discusión por las candidaturas, como cuando en la Cámara de Comercio de Estados Unidos no descartó a Vidal u otras posibilidades en lugar de Macri.

El Presidente se propuso despejar la incertidumbre sobre su candidatura y clausurar el llamado plan V, agitado en el interior de Cambiemos y pedido por un sector del empresariado durante una de las etapas de zozobra cambiaria y en el marco de los indicadores económicos negativos, sin la recuperación esperada.

En el Gobierno de entrada se recortaron dos posiciones: el sector de Marcos Peña lo rechaza de manera tajante, otros funcionarios no se cierran al análisis de diversos escenarios.

“Ahora se va a definir la apertura de la coalición. Ahí entra todo y por supuesto entra la candidatura de Macri”, ratificaron en estas horas cerca de Cornejo. El gobernador de Mendoza dejó trascender que el Presidente, en privado, le habría sugerido que podía analizarlo si no se recupera su imagen y las posibilidades electorales.

El anuncio de Cristina Kirchner también implicó cierta presión para salir de un camino previsible, estimaron en el radicalismo. “La fórmula Fernández-Fernández es audaz e inteligente, consolida el voto K y atenúa la grieta. Quedarse con los brazos cruzados es dejar que nos ganen”, sorprendió con la definición, que aclaró nunca admitiría en público, uno de los referentes críticos.