Política

Cuánto debe crecer Mauricio Macri y cuánto bajar Alberto Fernández para que haya balotaje

Cuánto debe crecer Mauricio Macri y cuánto bajar Alberto Fernández para que haya balotaje

"Menos tres, más tres". Acaso para quitarle dramatismo a una paliza electoral inesperada, en el oficialismo empezó a circular esa fórmula, de mención simple, para explicar qué debería pasar el 27 de octubre para que Mauricio Macri acceda a un balotaje contra Alberto Fernández. En ambos casos, se refieren a porcentajes: en el primero, es lo que debería bajar el candidato del Frente de Todos para no llegar al 45% que permite un triunfo directo en primera vuelta; en el segundo, es lo que debería crecer el candidato de Juntos para el Cambio para subir a 35% y evitar quedar a más de 10 puntos, la otra variable para que no haya balotaje.

En rigor, ni siquiera alcanza con el "menos tres, más tres". Ocurre que esa cuenta se basa en los "votos válidos" que sacaron los candidatos y que incluyen en su base los votos en blanco: 47,65% Fernández y 32,08% Macri. Pero si el porcentaje se toma sobre los votos positivos (los que optaron por alguna fórmula, excluyendo los blancos), que son los que valen para octubre, los números crecen: el Frente de Todos sube a 49,19% y Juntos por el Cambio, a 33,12%. Así, el "menos tres" lo dejaría al kirchnerismo en 46,19%, suficiente para evitar el mano a mano de noviembre.

Pero más allá de este detalle matemático, cabe la pregunta. ¿Qué debería pasar para que haya balotaje? ¿Cuánto debería bajar Alberto Fernández y cuánto subir Mauricio Macri? Clarín plantea dos escenarios. Y ambos muestran que la pelea del Presidente es cuesta arriba. Como subir el Aconcagua.

- El escenario uno se basa en la hipótesis de que se repita la cantidad de votos afirmativos de las PASO del 11 de agosto: 23.628.497, según el conteo provisorio del 98,67% de las mesas escrutadas hasta la madrugada del lunes. Es un parámetro que cambiará en los próximos días, cuando se termine el conteo definitivo, pero que sirve de base. Igual que los porcentajes de los candidatos.

- El escenario dos, en cambio, se basa en la hipótesis de que se repita el fenómeno de la elección general de 2015 y se sumen 2 millones de electores. Así, los votos afirmativos, pasarían a ser 25.628.497. Se reitera: son especulaciones, que deberá confirmar la realidad, pero que sirven como parámetros.

En ambos casos, los porcentajes a calcular en cada uno de los candidatos para que no haya balotaje son los mismos: Alberto Fernández debería quedar como mucho en 44,99% y Mauricio Macri tendría subir al 35%.


En el escenario uno, con los mismos votos positivos...

1) Para bajar del 49,19% a 44,99%, el candidato del Frente de Todos debería perder 991.560 votos. Pasaría de los 11.622.020 de las primarias a 10.630.460, que es el 44,99% de los 23.628.497 votos positivos.

2) Para crecer del 33,12% a 35%, el candidato de Juntos por el Cambio debería sumar 444.978 votos. Pasaría de los 7.824.996 de las primarias a 8.269.974, que es el 35% de los 23.628.497 votos positivos.

Elecciones, posibles escenarios sin balotaje

En el escenario dos, con 2 millones más de votos positivos...

1) Para bajar a 44,99%, el candidato del Frente de Todos debería perder 91.759 votos. Pasaría de los 11.622.020 de las primarias, a 11.530.261, que es el 44,99% de 25.628.497 votos positivos (dos millones más que en las PASO).

2) Para subir a 35%, el candidato de Juntos por el Cambio debería sumar 1.144.978 votos. Pasaría de los 7.824.996 de las primarias, a 8.969.974, que es el 35% de 25.628.497 votos positivos (dos millones más que en las PASO).

En el Gobierno apuestan más fichas al escenario dos. Recuerdan la elección general de 2015, cuando se agregaron dos millones de votantes nuevos respecto a las PASO y Cambiemos sumó 1.809.853 votos más que en las primarias. Así, logró crecer cuatro puntos: de 30,11% a 34,15%. Por esa experiencia es que, con Macri a la cabeza, la Rosada hizo una fuerte campaña para impulsar una mayor participación el último 11 de agosto. No tuvo la repercusión esperada.

De todos modos, más allá de lo que pueda captar ahora el oficialismo, la pelea es muy complicada porque Alberto Fernández ya obtuvo los votos necesarios para ganar en primera vuelta. Así, deberían darse los dos fenómenos a la vez: que uno suba y el otro baje. Y todo en medio de una economía llena de incertidumbre.

Los primeros números para octubre

Si bien luego de los pronósticos errados por todos los encuestadores, la mayoría de las firmas decidió bajar el perfil de cara a octubre, una consultora que vaticinó un triunfo de Fernández por 6,3 puntos, hizo una nueva medición.

Se trata de la firma Trespuntozero, que difundió una encuesta nacional de 1.200 casos online, con un margen de error de +/- 3,2%. Según su estudio, la intención de voto de la fórmula K subió a 51,1% contra 33% del binomio oficialista. Curioso: son números similares a los que manejan en el entorno más cercano a Alberto Fernández.