Política

Detuvieron en Uruguay al "Gordo Mortero", el militante de izquierda que estaba prófugo tras una violenta protesta en el Congreso

Detuvieron en Uruguay al

El militante de izquierda Sebastián Rodrigo Romero quedó detenido en las últimas horas en Uruguay tras permanecer más de dos años prófugo de la justicia argentina por disparar con un mortero casero durante las protestas movilizaciones que se realizaron frente al Congreso de la Nación en diciembre de 2018.

Su captura se concretó en un campo de la zona del Chuy, al noreste del país vecino, en el marco de un procedimiento conjunto entre Interpol, la policía uruguaya y la Policía Federal argentina.

Según indicaron fuentes de la investigación a Clarín, ahora se iniciarán las gestiones para concretar su extradición y para que sea juzgado por la Justicia argentina.

Romero se dio a la fuga poco después de participar en una violenta movilización al Congreso, durante el debate de la reforma previsional. Su accionar quedó registrado con la cobertura periodística, tanto en video como en fotografías.

Sebastián Romero durante las violentas protestas de 2018. (Foto: Emmanuel Fernández).

Sebastián Romero durante las violentas protestas de 2018. (Foto: Emmanuel Fernández).

Y una de esas imágenes, en la que se lo ve disparando una suerte de bazuca cacera, no tardó en viralizarse por las redes sociales y Romero pasó a ser conocido como el "Gordo Mortero".

En febrero de 2018, se activó un pedido de captura internacional y se fijó una recompensa para tratar de atraparlo.

En marzo de 2018, a través de una carta publicada en la red social Twitter, se definió como perseguido político y expresó: “Tenemos que sacar a Macri como sacamos a De La Rúa en el 2001”

La Sala I de la Cámara Federal de Casación Penal, integrada por los jueces Gustavo Hornos, Carlos Mahiques y Ana María Figueroa, rechazó un recurso extraordinario presentado por la defensa de Romero, que ya había intentado antes llevar el tema al máximo tribunal penal.

La Casación había declarado antes que era inadmisible el recurso con el que los abogados de Romero habían intentado impugnar el fallo de la Cámara Federal porteña que rechazaba la exención de prisión, a la que también se había negado el juez de primera instancia.