Política

Diputados: arrancó la pelea y el kirchnerismo busca aliados para tener mayoría

Diputados: arrancó la pelea y el kirchnerismo busca aliados para tener mayoría

El Frente de Todos y el oficialismo saliente de Cambiemos se preparan para dar la batalla para lograr mayorías en la Cámara de Diputados desde el 10 de diciembre, luego de que la elección del domingo pasado dejara como primera minoría -hasta ese momento- al actual oficialismo, con 119 diputados contra 109 de los sectores que nutren las filas del kirchnerismo-PJ.

Con control asegurado en el Senado, comandado por la vicepresidenta electa Cristina Kirchner, que contará con quórum propio, la preocupación del kirchnerismo se centró en ampliar sus alianzas en Diputados para alcanzar mayorías que le permitan aprobar los proyectos que requiera el nuevo gobierno de Alberto Fernández. En agenda inmediata de extraordinarias estarán el Presupuesto 2020 y se habla de una ley de emergencia económica para darle amplios poderes al Ejecutivo.

La estrategia del sector que comanda el diputado Agustín Rossi -quien seguirá al frente en la nueva etapa- es ampliar los 109 “propios” que estarán desde el 10 de diciembre -los elegidos el 27 de octubre, más los que tienen mandato hasta 2021- a fuerzas provinciales que responden a gobernadores aliados y monobloques.

La novedad es la intención del kirchnerismo, ya no sólo de establecer alianzas para llegar al quórum de 129 diputados necesarios para sesionar, sino de formar un interbloque amplio con esas otras fuerzas que le permita competir y superar a Cambiemos como primera minoría. Un pergamino que hoy enarbola la alianza de macristas, radicales, y cívicos, luego de la sorpresa de haber crecido en la elección nacional, llegando a un interbloque de 119 legisladores.

Pero Rossi ya tiene en su cuenta, a 123. ¿Cómo llegará? Suma los 109 propios, 7 santiagueños que responden al gobernador Gerardo Zamora; 3 misioneros del Frente Renovador de la Concordia que reportan al electo Oscar Herrera Ahuad; el mendocino Omar Félix, y la chubutense Rosa Rosario Muñoz (aliada massista). Hasta allí 121.

Agustín Rossi, jefe de la bancada del FpV, en la sesión de Diputados que trató el Presupuesto 2019, el 24 de octubre de 2018. Foto: Lucía Merle

Agustín Rossi, jefe de la bancada del FpV, en la sesión de Diputados que trató el Presupuesto 2019, el 24 de octubre de 2018. Foto: Lucía Merle

Y hay dos más en la mira: el kirchnerismo busca “trabajar” para llevar a su redil a Alma Sapag (del MPN) y a Luis Di Giacomo, de Juntos Somos Río Negro (el partido provincial que conduce el senador electo Alberto Weretilneck).

La cuestión es si todos estos "provinciales", incluso muchos indudablemente aliados como los santiagueños, se avienen a formar parte del interbloque Frente de Todos, como se denominará.

Para llegar ya no a “primera minoría” sino al quórum propio, hay otros aliados en potencia: 4 puntanos que responden a los hermanos Alberto (gobernador) y Adolfo Rodríguez Saá (senador). Y desde este panperonismo creen que de lo que fue la alianza electoral de Consenso Federal, pueden “pescar” con Eduardo Bali Bucca (actual diputado) y el electo Alejandro “Topo” Rodríguez, “que fue funcionario de (Fernando) Espinoza en La Matanza”, dicen para exhibir su afinidad.

En diálogo con Clarín, Rossi se mostró confiado: “Vamos a tener quórum propio, mayoría para sacar las principales leyes. Va a ser un trabajo sesión por sesión, porque está ajustado. Será similar a la década del 80, no un sistema bipartidista, sino de dos coaliciones”, analizó.

En tono conciliador, sostuvo que buscarán tejer acuerdos parlamentarios con Cambiemos, aunque diferenció los sectores que considera “dialoguistas” (nombró a Horacio Rodríguez Larreta, a Martín Lousteau, al radical Alfredo Cornejo) de los más "beligerantes", como la CC de Elisa Carrió.

La disputa por la primera minoría tiene impacto en el reparto de poder dentro de la Cámara. Es de usos y costumbres dejar la Presidencia (la ejercerá Sergio Massa) al oficialismo; luego se discuten 3 vicepresidencias. Y también se reparten las presidencias de comisiones. Las que son clave para la gestión quedan también para el oficialismo: Presupuesto; Finanzas; Asuntos Constitucionales; Relaciones Exteriores; Legislación General. La pelea de Cambiemos será por hacer valer sus 119 diputados y no ser relegado a las comisiones “periféricas”.

Hay factores que podrían alterar esta foto, siempre circunstancial: los movimientos dentro del oficialismo saliente y derrotado. El sector de diputados que responde al todavía presidente de la Cámara, Emilio Monzó, podría conformar un bloque propio (hablan de una decena de diputados) con autonomía para negociar con el futuro gobierno. Y el presidente electo, por otra parte, buscaría "quebrar" a un sector de radicales a los que sumaría a su gestión.

El Frente de Todos tampoco tiene el camino allanado. Es un conglomerado muy heterogéneo y se verá como funciona su “unidad” en la marcha. Y si el futuro Ejecutivo debe tomar decisiones complicadas, en un país atravesado por la crisis.