Política

En el Congreso hubo menos gritos que en otros traspasos y ganó la cordialidad

En el Congreso hubo menos gritos que en otros traspasos y ganó la cordialidad

En sintonía con la actitud que desde el estrado mostraron Alberto Fernández y Mauricio Macri​, la euforia peronista convivió con el silencio respetuoso de Juntos por el Cambio en el recinto de Diputados donde, sin cruces ni exabruptos, se llevó adelante la ceremonia de traspaso de mando.

Las pantallas que usualmente muestran los números de las votaciones transmitieron la cadena nacional y cuando las cámaras enfocaron a Cristina Kirchner -primera en llegar al Congreso- se desataron los cánticos.

"Somos de la gloriosa juventud peronista" y "Cristina corazón, acá tenés los pibes para la liberación", fueron los primeros. Con la aparición de Alberto Fernández en escena el "Alberto presidente" se hizo eco afuera y adentro del Parlamento.

Tanto desde el oficialismo como desde la oposición aseguraron que no hubo acuerdos entre las bancadas pero lo cierto es que ninguno llevó carteles, no hubo gritos, ni abucheos entre los legisladores. Solo en un momento, desde un palco superior se escuchó un "Chau gato", por parte de uno de los asistentes a la ceremonia, que fue acallado por sus propios compañeros. Cuando Macri salió se improvisaron unos tibios chiflidos, también desde las bandejas del público, que no prosperaron.

En contrapartida, Macri recibió los aplausos de pie de su bancada y la macrista Natalia Villa, sacó una bandera argentina que tenía escrito "Vamos Mauricio".

Fueron los aplausos los que dividieron las aguas. Uno de los primeros aplausos, paradójicamente, lo inició el radical Ricardo Buryaile. Fue cuando Alberto dijo al comienzo de su discurso que no cuenten con él "para continuar el camino del desencuentro". Empezó aplaudiendo Buryaile solo, se plegó Eduardo Duhalde y luego se extendió al resto del recinto.

Los momentos más festejados por el peronismo fueron cuando Fernández nombró a Néstor Kirchner, cuando aseguró que los números del presupuesto no reflejan la realidad, cuando anunció que iba a restituir el ministerio de Salud -ese punto fue aplaudido también por la macrista Silvia Lospennato- e intervenir la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y la reasignación de los fondos reservados de ese organismo para el "Plan contra el hambre". "Muy bueno" se le escuchó decir al senador Oscar Parrilli, ex jefe de ese organismo.

"Cambiemos se plegó en algunos puntos. Cuando Fernández reafirmó la soberanía sobre las Islas Malvinas y cuando citó a Raúl Alfonsín, por ejemplo. Sin embargo, el único momento que todo el recinto celebró, de pie, fue cuando levantó la consigna del "Ni una Menos".

"Aplaudo las cosas que son políticas de Estado como Malvinas y los derechos humanos. El resto me pareció una generalización muy grande con escasa precisión", apuntó tras la ceremonia el diputado y presidente de la UCR Alfredo Cornejo​, quien criticó la actitud de Cristina Kirchner con Macri: "No hubo respeto por parte de la vicepresidenta porque tuvo gestos negativos para con él".

Los aplausos también se sintieron desde los palcos, dispuestos casi temáticamente.

En uno se ubicaron los referentes de la CGT -Héctor Daer, Antonio Caló, Andrés Rodríguez- junto a Hugo Moyano.

Hubo otros para intendentes y para referentes de Derechos Humanos, como Adolfo Pérez Esquivel, Taty Almeida, quienes estuvieron junto a Sergio Maldonado. Uno de los más llamativos, fue el palco que compartieron Malena Galmarini junto a los propietarios del Grupo América, Daniel Vila y José Luis Manzano, el conductor televisivo Marcelo Tinelli y Julián Domínguez.

Repartidos entre los demás estuvieron también Hebe de Bonafini, el abogado de Cristina, Gregorio Dalbón, Aníbal Fernández, el periodista Roberto Navarro, Ricardo Alfonsín, y el ex diputado nacional del PRO Daniel Lipovetzky.

A los costados del estrado, además de los gobernadores y los nuevos ministros, se ubicó Estanislao, el hijo de Alberto Fernández, uno de los más perseguidos para las selfies. Diputados y senadores se acercaron a saludarlo y fotografiarse con él.

El ex presidente Carlos Menem, que estuvo acompañado por su hija Zulemita, se sentó en la misma fila que Eduardo Duhalde. El riojano también fue otro de los solicitados para las fotos.

COMENTARIOS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

  • Congreso De La Nación

  • Alberto Fernández

  • Mauricio Macri

  • Frente De Todos

  • Juntos Por El Cambio

Comentarios

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín

Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active
Cancelar
Clarín

Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.