Política

Estados Unidos destacó con cauteloso entusiasmo el cambio de postura de la Argentina sobre Venezuela

Estados Unidos destacó con cauteloso entusiasmo el cambio de postura de la Argentina sobre Venezuela

Washington. Corresponsal

Estados Unidos destacó este miércoles que la Argentina ha “denunciado enérgicamente los abusos contra los derechos humanos en Venezuela” y “exigido elecciones libres” en ese país, luego de que el Gobierno expresara una “profunda preocupación” por la situación de los derechos humanos bajo el régimen de Nicolás Maduro.

La reacción muestra un cauteloso entusiasmo ante la nueva declaración argentina, y un tono más suave de Washington sobre la relación entre el gobierno de Alberto Fernández y Venezuela, que es mirada con desconfianza en el gobierno de Donald Trump.

Ante una consulta de Clarín, un portavoz del departamento del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado afirmó que “Argentina es una de las muchas democracias latinoamericanas que han denunciado enérgicamente los abusos contra los derechos humanos en Venezuela y han exigido elecciones libres allí”.

Y agregó que “la crisis actual de Venezuela es una prueba para la comunidad internacional. La cooperación internacional puede lograr un restablecimiento pacífico de la democracia, la estabilidad económica y el Estado de derecho en Venezuela”.

El portavoz insistió, además, con un plan de salida para Venezuela que Washington viene impulsando desde fines de marzo y que fue rechazado por la Argentina. “El 31 de marzo, Estados Unidos propuso un camino para resolver la crisis venezolana que está arraigada en una transición pacífica y democrática. Este marco requiere el establecimiento de un gobierno de transición ampliamente aceptable para administrar elecciones presidenciales libres y justas, y proporciona una vía viable para levantar las sanciones de Estados Unidos relacionadas con Venezuela. Se propone como punto de partida para un nuevo proceso político en Venezuela”.

La reacción de Washington sucede luego de que la delegación argentina en el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) expresó este miércoles temprano una "profunda preocupación" por la situación de los derechos humanos en Venezuela y por la grave crisis política, económica y humanitaria que padece ese país.

Fue en el marco de la presentación de un nuevo informe de la Alta Comisionada, Michelle Bachelet, que denunció la falta de independencia judicial en Venezuela y los crímenes que cometen grupos armados en la zona minera de ese país, el Arco Minero del Orinoco, declarada como zona estratégica por el régimen de Nicolás Maduro.

“Solo el orden constitucional, la democracia y el Estado de derecho harán posible garantizar el pleno respeto y ejercicio de todos los derechos humanos en Venezuela. En este sentido, nos hacemos eco del reciente llamado de la Alta Comisionada en favor de una negociación política inclusiva, basada en los derechos humanos y en la restitución de los derechos políticos”, señaló Federico Villegas, embajador argentino ante los organismos internacionales en Ginebra.

El diplomático sostuvo que Venezuela está obligada “a incrementar los esfuerzos para encontrar una salida pacífica, política y negociada a esta grave crisis multidimensional, liderada por los propios venezolanos a través de elecciones inclusivas, transparentes y creíbles”.

El pronunciamiento de Villegas llamó la atención por su contundencia, sobre todo luego de que la Argentina se abstuviera días pasados de condenar en la OEA una resolución contra el “continuo acoso ejercido por el régimen” al sistema electoral venezolano.

Además, a principios de abril el Gobierno había evitado apoyar el plan estadounidense de democratización para Venezuela, que preveía un gobierno de transición para llamar a elecciones generales en las que podrían presentarse tanto Maduro como el líder opositor Juan Guaidó. La Cancillería había dicho entonces que la crisis debe ser resuelta “por los propios venezolanos sin presiones ni condicionamientos externos”.

Luego de ese rechazo, el asesor del presidente Donald Trump para Latinoamérica, Mauricio Claver Carone, había replicado con dureza: “Le pediría al gobierno de Argentina que tenga la misma solidaridad y el afán por la libertad con el pueblo venezolano que tuvieron cuando buscaban ellos mismos ser libres”, dijo el funcionario, comparando al régimen de Maduro con la dictadura argentina de los años 70.

Y añadió que “las dictaduras no deben tener ideologías y es muy importante que todos tengamos la solidaridad necesaria y que trabajemos todo juntos hacia la democracia”. El tono del Departamento de Estado fue hoy distinto.