Política

La Cancillería desactiva los históricos cables cifrados por los que se comunican los diplomáticos

La Cancillería desactiva los históricos cables cifrados por los que se comunican los diplomáticos

Dos son los funcionarios poderosos de la cancillería de Felipe Solá: su cuñado y jefe de Gabinete, Guillermo Justo Chaves, quien lleva el peso de la gestión; y María Inés Monzó, subsecretaria de Asuntos Legales e Institucionales. Ella le cuida la firma al canciller y fue quien logró en tiempos de crisis nutrirse de un importante equipo.

La hermana del ex diputado de Juntos por el Cambio Emilio Monzó es hoy una de las figuras más temidas en el Palacio San Martín por no simpatizantes y por simpatizantes de la gestión kirchnerista actual. Esta semana, de hecho, se animó a dar un paso más que sensible en las cancillerías del mundo entero, y que quedará impreso en la historia diplomática argentina.

La embajadora Monzó resolvió que todas las comunicaciones del ministerio pasen a ser por email, lo que implica decretar la muerte del prestigioso sistema MOVDOC, que adoptaron los diplomáticos argentinos con la modernización que emprendió Raúl Alfonsín, en 1983.

La mayoría de las cancillerías del mundo se manejan por comunicaciones cifradas, las cuales pueden alertar de movimientos entre Estados -decisiones bien o mal tomadas, ​conflictos secretos, guerras, peligros inminentes de los cuales sólo están al tanto los líderes mundiales, y pueden también dejar la huella de la corrupción estatal como ocurrió en el caso de los cables argentinos que mostraron la existencia de una embajada paralela con Venezuela, que manejaba el ex ministro de Planificación Julio De Vido.

Ejemplo de un cable de Cancillería.

Ejemplo de un cable de Cancillería.

Sin hacer alusiones al MOVDOC -condenado a desaparecer entonces por extinción-, el canciller Solá y Monzó decidieron esta semana por resolución que "en lo sucesivo" las notificaciones de los actos administrativos que afecten al personal de este Ministerio, "en todas sus modalidades y regímenes jurídicos", se realicen por vía del correo electrónico institucional a la casilla personal".

Se anunció además que "se tomará como fecha cierta de la notificación -a todos los efectos previstos en la Ley de Procedimiento Administrativo (Ley N° 19.549) y su reglamentación (Decreto 1759/72 T.O. 2017), y/o en toda otra normativa aplicable en cuyo marco se dicta el acto en cuestión- la fecha del envío del correo electrónico por parte de la Dirección General de Recursos Humanos". Lo presentan ahora como una "modernización" de Estado argentino. 

Numerosos funcionarios consultados por Clarín y cuyos nombres se preservan consideraron la decisión literalmente "entre una burrada" y un "peligro para el país", por varias razones. Esto dinamitará el sistema cifrado de comunicaciones que tienen la Cancillería y las Embajadas y por el cual sucedían numerosas situaciones de alta sensibilidad para el país, incluyendo asuntos relativos al conflicto de soberanía por las Malvinas con el Reino Unido, o temas delicados como las negociaciones entre Unión Europea y Mercosur. O también decisiones a tomar en la escalada mundial que protagonizan Estados Unidos y China.

Cable de Cancillería: ahora será reemplazado por un mail.

Cable de Cancillería: ahora será reemplazado por un mail.

El MOVDOC (Movimiento de Documentos) es una comunicación por cable con distintos rangos de acceso: confidencial, reservado, secreto, lo que implica cuántas personas podían acceder a dicha información, desde la base al canciller.

Se impuso en los ochentas con la cancillería de Dante Caputo. Hasta entonces la comunicación con las representaciones argentinas alrededor del mundo se realizaba exclusivamente por Télex. Y hasta la aparición del MOVDOC los documentos se distribuían de manera manual.

Meses atrás, incluso antes de la cuarentena, cuando recién había asumido el cargo y ya se hablaba de la posible desaparición del sistema MOVDOC, Clarín consultó a Monzó, quien negó que fuera a debilitar la comunicación del ministerio y dijo que Estado argentino debía modernizarse. Pero no es la opinión del resto de los consultados.

"Con esta medida, sin una contrapartida o reemplazo del Sistema de comunicación de la Cancillería, se precariza la seguridad de las comunicaciones y al mismo tiempo se continúa con la degradación de los métodos de administración de gobierno. Las comunicaciones por el sistema de Cancillería tienen un carácter de documento público, por eso se precariza el sistema", dijo una alta fuente consultada sobre un sistema que ha alimentado libros y películas de altas intrigas políticas, jurídicas y policiales en todo el mundo.

NE