Política

Las críticas al kirchnerismo de la candidata a embajadora en el Vaticano por las detenciones de Milagro Sala y Luis D'Elía

Las críticas al kirchnerismo de la candidata a embajadora en el Vaticano por las detenciones de Milagro Sala y Luis D'Elía

La próxima embajadora argentina ante el Vaticano, María Fernanda Silva, criticó semanas atrás a un sector del kirchnerismo por no haber reclamado por la libertad de Milagro Sala y Luis D'Elía​, al asegurar que sus detenciones "hablan peor" de su espacio "que del que los tiene presos".

"No es ninguna casualidad que la primera presa política sea Milagro Sala. Creo que estos cuatro años de su prisión hablan peor de nuestro espacio que del que la tiene presa", había planteado Silva durante una entrevista con AM 750, en diciembre pasado.

Para la ascendente diplomática, confirmada días atrás por Alberto Fernández​ como nueva embajadora ante la Santa Sede, ofrecerle a Sala a una banca en el Parlasur no fue suficiente como para evitar que la líder jujeña fuera detenida hace más de cuatro años (tiene dos condenas).

"Manejar un territorio enorme, hacer una obra social increíble... nada de eso le bastó para ir en una lista como candidata a gobernadora o senadora nacional por su provincia. Fue en no sé qué lugar de una lista del Parlasur, donde se discute si tiene o no tiene fueros", explicó.

Silva fue número 2 de Eduardo Valdés en la embajada en el Vaticano durante el gobierno de Cristina Kirchner.

Silva fue número 2 de Eduardo Valdés en la embajada en el Vaticano durante el gobierno de Cristina Kirchner.

Silva también mencionó el caso de Luis D'Elía, detenido desde noviembre de 2017 por la toma de una comisaría en 2004: "Ni que hablar de Luis D'Elía, un enorme compañero que no tuvo ningún lugar en nuestras listas en todo nuestro gobierno. Con prisión, su lealtad y su color de piel, porque además el racismo es estructural en el Estado argentino".

Para la funcionaria, tanto Sala como D'Elía "son incómodos" para un sector del peronismo. "Sobre todo Luis, porque los propios compañeros dicen: 'Libertad a fulano, libertad a mengano', y no hablan de él. Un abrazo enorme, negro querido", lo saludó.

Afroargentina, descendiente de inmigrantes de Cabo Verde, Silva hizo una carrera meteórica desde que trabajó en 2003 cerca del ex canciller Rafael Bielsa, futuro embajador en Chile. Y llegó al puesto número 2 de la embajada en el Vaticano cuando la conducía Eduardo Valdés durante la segunda presidencia de Cristina Kirchner​.

Su nombre tomó relevancia unos días atrás, en la previa de la visita de Alberto Fernández al Papa Francisco, luego de que el Presidente se decidiera por ella para dirigir la embajada en el Vaticano. Será la primera mujer en ocupar ese cargo.