Política

Mauricio Macri quiere dar vuelta la página y apura la promulgación de la ley de Emergencia Alimentaria

Mauricio Macri quiere dar vuelta la página y apura la promulgación de la ley de Emergencia Alimentaria

Mauricio Macri promulgará con velocidad la Ley de Emergencia Alimentaria que sancionó el Senado este miércoles. Así lo confirmaron fuentes oficiales, aunque evitaron dar precisiones sobre la fecha. “Es una norma de consenso”, explicaron en la Casa Rosada para justificar la celeridad del Ejecutivo.

El Presidente se encuentra de gira por Tucumán y Jujuy, pero podría firmar el expediente electrónicamente. Si no, lo hará a su regreso y la norma se publicará en el Boletín Oficial y entrará en vigor la próxima semana. “No hay que reglamentar mucho; es muy taxativa la ley”, explicó un funcionario que siguió de cerca las negociaciones. De todos modos, destacaron que primero el Senado debe firmar la ley y enviarla a la Rosada. En la presidencia de la Cámara Alta estimaban que eso sucedería este jueves.

La velocidad del Gobierno contrasta con la estrategia elegida cuando se sancionó la ley de emergencia social en diciembre de 2016. En aquel entonces, el Ejecutivo dejó correr casi la totalidad de los 90 días de plazo legales. Aquella dilación puso en pie de guerra a las organizaciones sociales.

Ahora, el Gobierno quiere dar vuelta la página mientras endurece el discurso contra las organizaciones más duras y contra la oposición, a la que acusa de politizar y exagerar la discusión alrededor de los alimentos.

La ley autoriza a la Jefatura de Gabinete a reasignar partidas, una prerrogativa de la que el Gobierno ya gozaba gracias a la ley de Emergencia. La oposición de todos modos no juzgaba suficiente los aumentos de las partidas habilitados por el Gobierno.

Los acampes en la 9 de julio. Volverán el 24 de septiembre.

Los acampes en la 9 de julio. Volverán el 24 de septiembre.

El costo fiscal total de la emergencia se calcula en $10 mil millones. Sin embargo, para lo que resta del mandato de Mauricio Macri el Gobierno debería reasignar entre 3 y 4 mil millones de pesos, según calculan tanto el oficialismo como la oposición.

La ley obligaría al Gobierno a aumentar el 50 por ciento de las partidas alimentarias para lo que queda del año. Del presupuesto alimentario vigente de $18 mil millones, el Gobierno lleva ejecutados cerca de $12 mil millones.

Con las licitaciones y las compras de emergencia, en Desarrollo Social confían en ejecutar otros $2 mil millones en el próximo mes. Quedarían por ejecutar para el último cuatrimestre de entre 6 y 8 mil millones. El 50 por ciento de esa cifra representarían entre 3 y 4 mil millones de pesos. "Por ese monto, lo podríamos haber hecho con una reasignación simple", destacaron en el Gobierno.

El texto de la norma levantó críticas entre los funcionarios especializados del Gobierno. “Esta mal redactada. Prorroga la ley de emergencia hasta 2022 y dice que obliga a un cincuenta por ciento más de refuerzo alimentario, pero no aclara en qué tiempo. Quiere decir que podríamos gastar todo el presupuesto en noviembre o nada más que dos pesos y no estaríamos incumpliendo la ley”, razonan.

En un principio, el Gobierno había intentado resistir el reclamo opositor por la ley. El principal argumento era que las herramientas ya estaban disponibles y la declaración incluida dentro de la emergencia social.

Luego, el oficialismo le dio luz verde al debate para la sesión especial y Macri advirtió que no vetaría la ley. El Gobierno acordó acompañar la medida para no esmerilar la imagen del Presidente.

Con la media sanción en Diputados, el oficialismo endureció el discurso por las movilizaciones sociales con los acampes incluidos. Apuntan sobre todo contra las organizaciones de izquierda y más pequeñas, como el Polo Obrero y la línea de Barrios de Pie que responde a Humberto Tumini.

Dichas agrupaciones reciben apenas apenas el 10 por ciento de los 200 mil planes que el Gobierno distribuye a las organizaciones sociales. El 90 por ciento queda en manos de las organizaciones más grandes -el triunvirato de San Cayetano- que hoy se encuadra dentro del Frente de Todos, tal como informó Clarín. "Hay una utilización política de la protesta y una utilización política en términos del uso de la calle", sostuvo el ministro de Justicia Germán Garavano tras la reunión de Gabinete del lunes.

Las organizaciones más pequeñas, en tanto, convocaron a nuevos acampes para el próximo martes. El Gobierno direcciona su discurso contra ellas.