Política

Senado: kirchnerismo apura cambios al régimen de sociedades simplificadas de Macri

Senado: kirchnerismo apura cambios al régimen de sociedades simplificadas de Macri

El kirchnerismo comenzó a aplicar su cómoda mayoría en el Senado para empujar proyectos casi sin discusión, tal como ocurrió ayer en la comisión de Legislación General, que dictaminó un texto para retocar el régimen de Sociedades por Acción Simplificadas (SAS) sancionado durante el macrismo, que buscaba dar un impulso extra a emprendedores.

La reunión, comandada por la legisladora cristinista Ana Almirón (Corrientes), comenzó con una explicación de su compañero de bancada, Oscar Parrilli, quien impulsó la iniciativa junto a un ramillete de senadores del Frente de Todos. Casi de inmediato, el neuquino anunció cambios de último momento para ampliar la propuesta de despacho.

Entre las críticas a la ley macrista, Parrilli sostuvo que se busca “separar la paja del trigo” y enumeró algunos inconvenientes que trajo la ley. Por caso, mencionó a un grupo narco en Santa Fe que aprovechó el régimen en cuestión para manipular bienes y, en otros casos, direccionó la mira hacia exfuncionarios del macrismo.

Lo que pretende Parrilli es dotar de mayor poder de control a la Inspección General de Justicia (IGJ), órgano clave y que genera tensión con sólo mencionarlo, para revisar todas las SAS creadas y así limpiar “a las que nada tengan que ver” con la ley actual. Además, quiere suspender por 180 días la inscripción de las mismas.

“¿Por qué no pasó todo esto por asesores? ¿Por qué tanto apuro para meter temas por fuera de pandemia?”, disparó la radical Pamela Verasay, quien además manifestó: “El proyecto es muy distinto al que se nos informó. Lejos está de la metodología que venimos aplicando en comisiones”.

Vesaray contó que el capítulo que quiere “retocar” Parrilli “fue acompañado por amplia mayoría en el Senado, salvo seis votos”, y dijo: “No voy a discutir un proyecto ya que ni siquiera es el que llegó por Mesa de Entradas o el que usted envió, presidenta -en referencia a Almirón-, pero nos entregan proyecto cinco minutos antes de entrar a la comisión y es muy difícil trabajar con estas reglas de juego”.

Desde el PRO, en tanto, Ernesto Martínez deslizó la posibilidad de choques contra las jurisdicciones provinciales y sus autonomías en caso de avanzar con el proyecto, y dejó claro que la misma IGJ reglamentó en los últimos meses diversas cuestiones para desactivar picardías de interesados en la ley y que no apuntan a emprender.

“No estamos sancionando la ley, sino aprobando un despacho de comisión. Quedo a disposición por sugerencias y hay tiempo hasta llegar a recinto”, insistió Parrilli.

Una curiosidad. Durante el debate en comisión, el siempre informado de cuestiones jurídicas Mario Pais, que forma parte del bloque oficialista, solicitó esperar una semana para analizar la nueva iniciativa. En menos de una hora, coincidió en avanzar con el dictamen. Hacia el final de la discusión, y antes de pasar a la firma del proyecto, Parrilli advirtió sobre la “cantidad de legisladores que no forman parte de la comisión” que presentaron objeciones.

Alerta nocturna por sesión

Sobre el cierre de esta edición, y como ya tiene acostumbrado, el oficialismo activó la convocatoria para la sesión virtual de mañana. El temario es de máxima tensión ya que no sólo se incluye las acordadas leyes de educación a distancia y alquileres -dictaminadas ayer, aunque la segunda tuvo algunas sugerencias-, sino también a Decretos de Necesidad y Urgencia urticantes, como el de la época macrista que pasó el control de las escuchas a la Corte Suprema de Justicia. El Frente de Todos busca derogarlo.

El DNU fue dictaminado en época de Cambiemos, pero el kirchnerismo lo despachó de nuevo días atrás en la bicameral de Trámite Legislativo para que sea desactivado. Se necesita el rechazo de ambas cámaras. También se buscará avalar mañana el polémico DNU que le dio poderes al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, para manejar partidas megamillonarias.