Salud

6 consejos para mejorar tu técnica al caminar

6 consejos para mejorar tu técnica al caminar

En un momento en el que salir de casa para hacer deporte es un privilegio limitado a una cantidad de habitantes a lo largo y a lo ancho del territorio nacional, según la ciudad en la que se resida, sacarle provecho a cada metro recorrido es doblemente necesario. Con el running, la bicicleta y la caminata como las actividades más "flexibilizadas" dentro de la cuarentena obligatoria que se cumple en gran parte del país, conviene prestar atención a cada paso que damos para mantenernos saludables.

"Las personas a menudo se sorprenden al saber que caminar es más que simplemente poner un pie delante del otro. De hecho, una pequeña técnica hace mucho para que sus paseos sean más agradables y efectivos. La técnica es especialmente importante si espera ponerse en forma y perder peso, ya que le permitirá caminar más rápido y por más tiempo", mencionan desde la Facultad de Medicina de Harvard.

Los especialistas explican que cuando estamos de pie, los músculos se desplazan a través de un mayor rango de movimiento para lograr un paso más poderoso. Mejorar la postura para caminar también ayuda a verse y sentirse más seguro, e incluso podemos vernos más delgados sin aun haber perdido peso.

Otro beneficio es que nos ayuda a aliviar dolores y molestias y nos permite respirar de forma profunda para obtener más energía. Entonces, ¿Basta solo con mover el cuerpo de forma sincronizada? No, caminar es mucho más que eso, y para cualquier tipo de andar, las siguientes reglas confeccionadas por la institución académica nos ayudarán a mantenernos en forma:

✔ Estar de pie. Muchas personas llevan a sus caminatas esa postura encorvada que mantienen sobre la computadora. Esta posición dificulta la respiración y puede contribuir a dolores de espalda. Otras personas en cambio se inclinan hacia atrás. Pero ninguna de estas dos posiciones son correctas.

En su lugar, hay que extender la columna vertebral como si fuéramos levantados desde la coronilla. Para eso, se colocan los pulgares en las costillas inferiores y las yemas de los dedos en las caderas. A medida que te levantás, observá cómo aumenta la distancia entre ellos, e intentá mantener este alargamiento mientras caminás.

✔ Ojos arriba. Cuando miramos hacia abajo en dirección a los pies, estamos ejerciendo una tensión innecesaria en la parte superior de la espalda y el cuello. Lo ideal es llevar la mirada de tres a seis metros frente a nosotros, así no podremos espiar obstáculos por delante y evitaremos la tensión en la parte superior del cuerpo.

✔ Hombros hacia atrás, hacia abajo y relajado. Girá los hombros hacia arriba, hacia atrás y luego hacia abajo. Aquí es donde deben estar los hombros al caminar, no hacia los oídos. Además es importante mantenerlos alejados de las orejas para reducir la tensión de la parte superior del cuerpo, y permitir un movimiento más libre del brazo.

✔ Balancear brazos desde arriba. Hay que dejar que los brazos se balanceen libremente desde los hombros, y no desde los codos. Moverlos hacia adelante y hacia atrás como un péndulo, y no llevarlos al cuerpo ni dejarlos ir más alto que el pecho.

✔ Una pelvis neutra. Mantener los abdominales apretados, pero sin meter el coxis debajo ni "sacando panza". Mucho menos arquear la espalda.

✔ Paso a la ligera. Mientras se camina hay que rodar del talón a los pies, y no aterrizar sobre la superficie con los pies planos (eso genera un ruido sordo). Tampoco hay que llevar las piernas demasiado adelante del cuerpo, ya que eso aumenta el impacto en las articulaciones ralentiza el movimiento. Lo seguro son las zancadas suaves y silenciosas, sin rebotes ni movimientos pesados, para reducir el riesgo de lesiones.

¿Qué tan bueno es caminar?

"La próxima vez que se haga un chequeo, no se sorprenda si su médico le da una receta para caminar. Sí, esta simple actividad que ha estado haciendo desde que tenía un año de edad ahora se promociona como "lo más parecido a una droga maravillosa", define el Dr. Thomas Frieden, ex director de los Centros para Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC).

Entre la lista de beneficios superadores de la caminata por encima de otras actividades aeróbicas, se menciona que contrarresta los efectos de los genes que promueven el peso. A tal punto, que en caminantes dinámicos y regulares puede reducirlos a la mitad. También ayuda a domar a los más golosos. ¿Cómo? No hace mucho se comprobó que una caminata de 15 minutos al día puede reducir los antojos de dulces y chocolates, incluso ante las situaciones más estresantes.

Este ejercicio alivia el dolor articular y protege las articulaciones, especialmente las rodillas y cadera​, que son más susceptibles a la osteoartritis, porque lubrican y fortalecen los músculos que las sostienen.

Por último, caminar aumenta la función inmune, con lo cual, con los recaudos imprescindibles y siempre que esté permitido, unos minutos al día deberían reservarse para salir a recorres algunos metros.