Salud

Advierten sobre el peligro del sarampión en medio de la pandemia de coronavirus

Advierten sobre el peligro del sarampión en medio de la pandemia de coronavirus

Con todas las miradas y el grueso de los esfuerzos puestos en la batalla contra el nuevo coronavirus, el seguimiento de otras infecciones virales que vienen pisando fuerte en el mapa epidemiológico de América Latina dejó de hacerse con lupa. Las consecuencias de este "relajo" en el monitoreo podrían alentar el crecimiento de la circulación, una consecuencia contra la que es urgente accionar.

En efecto, en plena pandemia de Covid-19, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) alertó que no se baje la guardia con el sarampión, una Enfermedad que está registrando "importantes'' brotes en Brasil, Colombia y Venezuela, y que en Argentina también ha puesto en alarma al sistema de salud desde el año pasado.

Días atrás, la directora de la OPS, Carissa Etienne, urgió a los países latinoamericanos a que mantengan como una prioridad la vacunación contra el sarampión, ya que podría resurgir y abrumar un sistema sanitario que tiene que lidiar con el coronavirus. "Los esfuerzos para controlar el sarampión deben proseguir rápidamente en plena pandemia del COVID-19, o nos arriesgamos a borrar más de 20 años de progreso'', dijo Etienne mediante videoconferencia.

La OPS informó la semana pasada en un comunicado que tres países latinoamericanos - Argentina, Brasil y México- están combatiendo brotes de sarampión al mismo tiempo que deben abordar los casos de COVID-19.

Desde septiembre de 2019, nuestro país cursa el brote más importante de sarampión desde la eliminación de la circulación endémica de la enfermedad en el año 2000, contabilizando hasta los primeros días de abril 160 casos confirmados. A su vez, el Ministerio de Salud nacional registró recientemente el primer fallecido en el país por sarampión desde 1998, una mujer de 50 años.

En Argentina se originó un nuevo brote de sarampión que ya registra 160 casos y un fallecido desde septiembre de 2019. La vacuna es fundamental.

En Argentina se originó un nuevo brote de sarampión que ya registra 160 casos y un fallecido desde septiembre de 2019. La vacuna es fundamental.

La titular destacó que este virus fue eliminado en la región latinoamericana en 2016. Sin embargo, se está disparando nuevamente un alerta a medida que el coronavirus interrumpe programas de inmunización de enfermedades prevenibles. El coronavirus también está provocando que menos personal sanitario se dedique a aplicar estas vacunas ya que ahora se encuentra batallando el COVID-19.

Por este motivo, Etienne refirió que la OPS envió a todos los países de la región una guía sobre la importancia de priorizar vacunas contra la gripe o el sarampión. "Si no inmunizamos ahora mucha más gente se contagiará de enfermedades prevenibles en los próximos meses y años'', observó.

El aislamiento social preventivo y obligatorio que ya lleva 40 días de restricciones en todo el país, también puso en jaque a los temas sanitarios que corren en paralelo a la pandemia. Porque si bien, como mencionan referentes provinciales, el calendario de vacunación se está implementando de manera regular, también dan cuenta de que la prioridad es la inmunización antigripal y neumonóloga.

En el caso del sarampión, sobre lo que se insiste es que se cumpla principalmente con la aplicación de una dosis en los menores de dos años (el principal grupo de riesgo), "para asegurarnos de que todos tengan un esquema primario (de vacunación)", puntualizan. Por obvias razones, lo que no se está cumpliendo es la vacunación escolar, pero "el que viene, se  vacuna", aseguran.

Mientras el mundo busca una vacuna contra el coronavirus, la inmunización contra el sarampión existe hace años y es vital aplicarla.

Mientras el mundo busca una vacuna contra el coronavirus, la inmunización contra el sarampión existe hace años y es vital aplicarla.

En un tiempo mucho más corto y en un territorio mucho más vasto, el coronavirus ya infectó a más de tres millones de personas y causó la muerte a más de 213.000 en todo el mundo. Los números surgen del Centro de Ciencias e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins, que basa sus datos en los informes de los gobiernos y las autoridades de salud de cada país.

En la mayoría de la gente este virus provoca síntomas leves o moderados que desaparecen en dos a tres semanas. Pero en algunas personas, sobre todo los adultos mayores y quienes padecen trastornos de salud subyacentes, puede causar enfermedades más graves e incluso la muerte.

Precisamente, investigadores de todo el mundo se encuentran dedicados al hallazgo contrarreloj de lo que se entiende como la única chance real de vencer al SARS-CoV-2: una vacuna.