Salud

Al gran pueblo argentino, ¡salud!

Al gran pueblo argentino, ¡salud!

El pueblo italiano saluda al Gran Pueblo Argentino, a 210 años de aquel glorioso 25 de mayo de 1810. La Revolución de Mayo, como toda revolución, no fue una casualidad sino que se dio empujada por el derecho y la necesidad criolla de ser protagonistas de su presente y su destino.

Años, décadas y siglos de opresión colonial y de injusticias generaron las condiciones para que el Cabildo Abierto de la Semana de Mayo, estableciera el primer gobierno patrio, génesis de lo que luego sería la gran Nación Argentina.

Como ítalo-argentino, me siento orgulloso del valor de los patriotas argentinos. Y estoy agradecido de esta hermosa nación que me abrió sus puertas, me dio cobijo y me brindó la oportunidad de trabajar, crecer, emprender y llevar una vida en paz y de proyectos.

Me siento orgulloso también de que los italianos siempre han sido testigos e incluso -muchos de sus descendientes-, hasta protagonistas de la historia argentina.

No tengo dudas, Argentina tendrá un renacimiento y volverá ser una potencia .

Quiero compartir con ustedes mi testimonio personal o parte de mi historia familiar, que revela lo importante de la riqueza Argentina y el gran valor de su generosa actitud de cobijar inmigrantes. Mi abuelo , Antonio Sangregorio, venía desde Italia a trabajar en este país en tiempos de cosecha. Viajaba en barco, venía de Italia todos los años, porque el Peso Argentino valía mucho en ese entonces . En esa época a eso se decía venir "a hacer la América”. Con lo que ganaba mi “nono” (venia contratado por los terratenientes a cosechar) logró comprarse una casa y un campo en Italia. Al venir, mi abuelo no solo aportaba su fuerza laboral, sino que además traía conocimiento como campesino.

Esta tierra noble y generosa siempre, siempre, ha sido un lugar de puertas abiertas. Tanto es así que el minucioso e inteligente observador que fue Emilio Zuccarini, determinó que en 1810 eran 96 las personas de origen peninsular (Italianos) presentes en los distintos distritos de Buenos Aires.

Si se calcula que el número de habitantes de Buenos Aires por ese entonces giraba en torno de los 40,000 personas, no es un porcentaje significativo, aunque los peninsulares luego de los portugueses eran el contingente extranjero más números. Los peninsulares, se encontraban distribuidas en distintos barrios de la ciudad y ejercían profesiones muy dispares como: comerciantes, artesanos jornaleros, pulperos, boticarios, quinteros y artistas. La gran ola inmigrante italiana del siglo XIX. Traería consigo más personas vinculadas a las actividades relacionadas con el mar y con el campo.

La Argentina fue más aún generosa con Italia ya que unos tres millones de italianos llegaron esta a la nación austral, asentándose esencialmente en las regiones centrales del territorio argentino. Argentina posee la segunda mayor comunidad de italianos fuera de Italia.

Desde la década de 1860 comenzó la migración italiana hacia Argentina y los datos del Censo Nacional de 1869 arrojan que había unos 71.500 italianos en el país. De todas formas, la inmigración italiana comenzó a ser masiva en la década de 1870 y parece haber durado hasta casi 1970. Podría hasta decirse que un poco la Argentina está hecha por Italianos, y no hay casi en Italia quien no tenga un familiar un amigo o un conocido en la Argentina.

Hoy más de 2O millones de argentinos, llevan sangre de origen italiano, muchas obras hacen honor a Italia, muchos caminos, puentes arquitectura, fueron hechos por sangre italiana o por lo tantos Italianos que también somos argentinos, que amamos esta tierra.

En esta fecha tan especial, quiero trasmitir a todo el pueblo argentino el caluroso saludo del pueblo italiano.

Eugenio Sangregorio es Diputado Italo Argentino, por la Unión Sudamericana Emigrantes Italianos (USEI)