Salud

¿Coronavirus o alergia?: qué diferencia al cuadro estacional de la pandemia

¿Coronavirus o alergia?: qué diferencia al cuadro estacional de la pandemia

Mantenerse sano es un objetivo de vida, una especie de mantra que la mayoría de las personas alcanzan a incluir entre sus deseos, comentarios o intenciones, cada cual con sus creencias y costumbres. Pero la meta es universal, y como pocas veces en la historia se está viendo atacada de forma global a manos de un "enemigo invisible", como muchos nombran al coronavirus . Por eso, temerle a la transmisión, somatizar síntomas o confundir cuadros estacionales con eCovid-19 son situaciones que en el día al día de la pandemia se acrecientan.

No todos los malestares conducen al virus, pero muchos se le parecen e incluso algunos comparten señales. Las alergias, que con la llegada del otoño a este costado del hemisferio exacerba estornudos, lagrimeos y congestiones, son una de las afecciones que más confunde a quienes la padecen.

"En los primeros pacientes infectados en China, los síntomas de presentación eran principalmente tres: fiebre, tos y dificultad respiratoria. Estos se transformaron en pautas de alarma para cualquier persona que los tuviera y, durante muchos días, fueron indicación de estudio para coronavirus. Con el correr de los días y la inevitable diseminación del virus los profesionales de la salud comenzaron a observar otros signos y síntomas en las personas positivas para Covid-19. Es así que aparecieron los primeros reportes de pacientes con falta de olfato y de gusto en Francia y Alemania", hace un recuento Stella Maris Cuevas, otorrinolaringóloga y alergista experta en olfato.

La rinoconjuntivitis se manifiesta por la hipersensibilidad en la nariz y las conjuntivas.   Alergias de primavera alergia alergias

La rinoconjuntivitis se manifiesta por la hipersensibilidad en la nariz y las conjuntivas. Alergias de primavera alergia alergias

"Hace unos días comenzaron a circular informes de cierta asociación entre la infección por coronavirus y el enrojecimiento conjuntival. Pero se debe recordar que estamos comenzando el otoño, época difícil para los alérgicos", advierte la especialista. A estas molestias estacionales se suma la cuarentena, lo que hace que permanezcamos en el hogar y estemos en contacto con los ácaros, artrópodos difíciles de erradicar, que además se reproducen en lugares húmedos calientes y oscuros", destaca Cuevas.

Esta combinación entre temporada alta de alergias y confinamiento, derivan muchas veces en la incertidumbre sobre lo que en verdad está afectando. Algo similar ocurre cuando se convive con mascotas. "En esta fecha estamos más relacionados con perros y/o gatos, y la orina de los felinos en especial tiene un alto poder antigénico, produciendo reacciones o crisis de alergia", menciona la médica, al tiempo que refiere la señal, quizás más alarmante, que podrían compartir estas afecciones con el coronavirus.

"Los peluches, las alfombras y parte del empapelado pueden influir, apareciendo picor de ojos y vasodilatación en la conjuntiva, poniéndose de color rojo. Por ello, ante la presencia de este síntoma se debería descartar en primer instancia la probabilidad alérgica. ¿Cómo detectarlas, en tiempos de aislamiento y suspensión de consultas médicas presenciales?

CLAIMA20130916_0145   Algunos de los agentes que provocan la alergia son el polvo, el polen y el humo de cigarrillo, entre otros.

Algunos de los agentes que provocan la alergia son el polvo, el polen y el humo de cigarrillo, entre otros.

Lo principal es que "en el caso de COVID-19 no aparece como síntoma único, como sí lo hace la anosmia o falta de olfato. En tal caso los expertos están reviendo si puede acompañar o ser un síntoma o signo asociado", aclara Cuevas. A su vez, quienes se saben alérgicos deben estar al tanto de la época del año que transitamos, y en la que ante el encierro y el contacto permanente con agentes alérgenos en el hogar, están más propensos a manifestar rinoconjuntivitis por congestión (ojo rojo).

"La parte de la membrana transparente que recubre la zona blanca del ojo, eso es la congestión conjuntival. La conjuntiva por vasodilatación se enrojece y pica, provoca epífora, que es el lagrimeo, y quemosis (irritación)", completa la alergista.

Para evitar estos contactos, el lavado de manos también es imprescindible, junto a otras medidas de higiene caseras. Limpiar todos los rincones con trapos húmedos, ventilar y no tirar aerosoles ni sahumerios, ya que esto irritaría más aun todo lo que ya está inflamado. "También cuidado con la lavandina​, hay que usarla como se indica porque puede producir alergia de contacto, que también se manifiesta con irritación y picor", cierra Cuevas.