Salud

El susto de Flavio Mendoza por la salud de su hijo Dionisio

El susto de Flavio Mendoza por la salud de su hijo Dionisio

En abril de 2018, después de una lucha incansable, Flavio Mendoza se convirtió en papá de Dionisio gracias a un tratamiento de subrogación de vientre realizado en Estados Unidos. A partir de ese momento, la vida del coreógrafo cambió para siempre, sobre todo sus rutinas y las responsabilidades que debe afrontar con su niño.

Pero claro, al ser su primer hijo, hay ciertas cuestiones que se le van de las manos y las maneja como todo padre primerizo: como puede. Un ejemplo de ello es lo que le sucedió en los últimos días, en medio de una de las funciones de Un estreno o un velorio, la obra teatral que presenta con éxito en Villa Carlos Paz.

De temporada en la ciudad serrana, donde se construyó una casa pensando en todas las comodidades para el niño, el coreógrafo tuvo que salir corriendo hacia una clínica local, preocupado por la salud de su hijo.

El pequeño tenía mucha tos y su padre notó que al toser le hacía mucho ruido el pecho. A raíz de eso, Flavio dialogó con el periodista Juan Etchegoyen para la web de Radio Mitre AM 790 y contó que se llevó el susto de su vida.

"Tuvo una cosa bronquial, tenía como un ruido en el pecho. Terminé la función y salí cagando a Córdoba. Lo llevé al Sanatorio Allende. Tiene un año y nueve meses, es un bebé todavía", explicó Mendoza.

Flavio Mendoza junto a su hijo Dionisio. (Instagram)

Flavio Mendoza junto a su hijo Dionisio. (Instagram)

"No fue grave, fue algo que le agarró por el cambio del clima, un virus ahora que hace frío. Él es súper sano, gracias a Dios. Por eso mismo me pegué un cagazo terrible y además por el ruido que le hacía el pecho”, explicó el coreógrafo.

A su vez, Flavio, en la entrevista, recalcó en más de una oportunidad que Dionisio es un niño sano: "A él lo único que le ha pasado que cuando le dan una vacuna se le levanta un poquito de fiebre. Ni un raspón ha tenido este nene".

Por último, el también productor contó que logró serenarse después de que el cuerpo médico le diera el diagnóstico: “Yo decía este nene no puede respirar. Le dieron una inyección que gritó, pobrecito. Gracias a dios no pasó nada mayor. Era solo un virus que le hizo como un espasmo. Está con unas gotitas y está bien".