Salud

Insomnio en cuarentena: 8 consejos para poder dormir

Insomnio en cuarentena: 8 consejos para poder dormir

La cuarentena que generó la pandemia de coronavirus​ provocó un cambio radical en hábitos y costumbres. Tal es así que el aislamiento generó que muchas personas tengan problemas con el sueño y padezcan insomnio.

La situación actual mundial ha hecho que sean varios quienes por las noches tienen que dar vueltas y vueltas hasta lograr conciliar el sueño, o bien los que se despiertan varias veces durante la noche o muy temprano (generalmente durante la madrugada, varias horas antes de lo planeado) y/o con la sensación de no haber tenido un sueño reparador.

En tiempos normales, que no son estos, el descanso se inicia cuando la mente libera el cuerpo del control absoluto del exterior y deja paso a otra área del aparato psíquico para iniciar la fase de reseteo, relajación y sueño. Todo más o menos en orden afuera, lo pendiente se resolverá mañana y a dormir. Ahora, como nada está en orden, el estado de alerta no permite el pasaje de la vigilia al sueño.

Alejandro Schujman, psicólogo especializado en familias, le explicó a Clarín lo que siente el cuerpo en tiempos de aislamiento es similar al jet lag "pero no por movernos físicamente de un lado a otro (y menos en tiempos de cuarentena) sino porque han cambiado absolutamente todas las coordenadas de nuestras vidas".

Un elemento que se suma a todos estos es la incertidumbre cierta en relación a lo laboral. Angustia y preocupación por los coletazos en la economía familiar, del país y del mundo que esta pandemia representa. De esta manera hay que vivir planificando de un día por vez.

Cuáles son los síntomas que provoca el insomnio:

  • Fastidio
  • Irritabilidad
  • Malestares físicos varios
  • Sensación de angustia
  • Vivencia de fragilidad

"Parece el cuento de la buena pipa: insomnio, agotamiento, angustia y miedo por la realidad objetiva, más insomnio y no se termina más", explica.

¿Qué factores agravan el insomnio?

  • La sobreinformación: 24 x 7 noticieros , cuántos muertos allá, cuantos por el otro lado, el vértigo de la realidad , las noticias que asustan mucho más de la cuenta, las fake news, etc.
  • No hay rutina en este nuevo escenario que pareciera ser que nos va a acompañar durante varias semanas, o meses quizás. Y sino hay rutina no hay esqueleto que sostenga el ritmo diurno y nocturno, el día es un continuo inquietante y amenazante.
  • El efecto masa potencia todas las señales displacenteras de ansiedad y angustia. Se retroalimenta el miedo desde los medios y redes sociales.

¿Cómo combatir el insomnio?

  • Regulemos el flujo de información diario que recibimos sobre la situación. Sugiero fijar una cantidad de entradas a los portales de noticias por día, (así como regulamos el uso de pantallas en los chicos) hagamos lo propio con nosotros mismos.
  • Sumemos al fin del día actividades que nos den calma. Cantar, hacer yoga, pintar mándalas, y lo que a cada quien le genere placer y tranquilidad.
  • Dosifiquemos las pantallas sobre todo antes del tiempo de descanso. Dejemos el celular en otro ambiente que no sea el dormitorio si es posible antes de acostarnos.
  • Elijamos un libro para que nos acompañe en estos días. Yo tengo en mi mesa de luz las "Obras Completas" de Cortázar y leo un cuento cada noche antes de dormir.
  • Pongamos en agenda alguna actividad temprano por la mañana que nos obligue a salir de la cama, si no están trabajando desde su casas.
  • Cambiar el sueño, como con los niños. Si el insomnio es quien gobierna nuestro descanso resistamos un día, no durmamos con la luz del sol, y el cansancio quizás nos venza hacia la noche.
  • Desactivar el alerta constante. Darle señales a la mente para que habilite el paso al descanso. Pongamos al miedo indiscriminado en aislamiento total, preventivo y obligatorio.
  • Busquemos la distracción como somnífero. Una comedia, alguna película que nada tenga que ver con catástrofes.

Tomemos aire, dejemos de pelear con la situación. En los primeros días de aislamiento era inevitable una lucha interna: “Esto no puede estar pasando” "¿Por qué a mí?". Sucede y nos pasa a mí, a vos y a todos, absolutamente a todo el planeta.

Según Schujman, si controlamos el miedo, el dolor y la ansiedad vendrá el descanso. Hay que lograr dar señales que aquieten la tensión, ansiedades y miedos que impiden el salvoconducto hacia el reposo.