Salud

La historia de la radióloga que abandonó la medicina para convertirse en estrella porno

La historia de la radióloga que abandonó la medicina para convertirse en estrella porno

Sylvia Saige tiene 35 años y es actriz de películas triple equis. También fue a la universidad y tiene un título como radióloga, pero no era feliz y decidió darle un giro rotundo a su vida, a pesar no contar con el apoyo de su familia.

Después de mucho esfuerzo y años de estudio logró convertirse en una profesional de la medicina, pero con el paso del tiempo decidió elegir un camino que la hiciera feliz y se mudó a Los Ángeles para dedicarse a la industria pornográfica.

Saige reveló en una entrevista que se esforzó mucho en la escuela, fue a la universidad y consiguió un excelente trabajo en radiología. Pero a pesar de que se sentía a gusto ayudando a otras personas, algo la incomodaba, algo no la hacía sentirse plena y descubrió un nuevo camino.

Sylvia Saige, la radióloga que se inclinó por el cine erótico.

Sylvia Saige, la radióloga que se inclinó por el cine erótico.

Se trasladó a California para perseguir su pasión por la comedia, pero después de unos meses tomó una gran decisión: inscribirse en un casting para convertirse en una estrella de cine para adultos.

Sylvia ama su trabajo y confiesa que puede llegar a ganar más de mil dólares por solo unas horas, pero el impacto que ha tenido en sus padres todavía la molesta.

En declaraciones a Mirror Online, dijo: "La parte más difícil es saber que mi familia está lidiando con mi carrera tanto como yo. Quiero que mis padres estén tan orgullosos de mí como lo estaban cuando trabajaba en medicina”, afirmó. La actriz además agregó: "Nunca quise que mis padres sintieran fracasos. Tengo un título universitario”.

La ex radióloga confesó que al principio sus padres estaban extremadamente en contra de su decisión, pero ahora están yendo un poco más hacia el camino de la aceptación. "Tenía muchas opciones, pero elegí el sexo. Eso molestó a muchas personas, incluida mi familia. Me encantaría que ellos estén orgullosos de mí y me presenten como su hija que trabaja en el sexo, en lugar de tener que ir a reuniones familiares y fingir que soy otra persona", relató.

Sylvia progresó y creció mucho en la industria del cine para adultos: tiene su propio show de charlas eróticas y presenta un podcast sexual en redes sociales. La actriz desea ayudar a deshacerse de las connotaciones negativas sobre el sexo y la industria.

"Hice mi misión comenzar a hablar sobre sexo. Le damos mucha vergüenza. Así que he estado hablando de sexo con todos", explicó Saige que estuvo trabajando en la industria del cine para adultos durante cinco años.

Cuando se la consultó sobre los pormenores de su profesión ella aseguró: "Todo es muy rápido, pero se vuelve tan rutinario que ya ni siquiera pienso en ello. Simplemente se convierte en parte de mi trabajo". Una sesión típica puede tomar entre dos y seis horas.