Salud

La historia detrás de Mahashivaratri, la imponente celebración hindú

La historia detrás de Mahashivaratri, la imponente celebración hindú

Cuenta la leyenda en India que tras haberse completado la creación del universo, Shiva (el dios de la destrucción) y Parvati (su consorte), vivían en la cima del monte Kailash. De pronto Parvati le pregunta: "Oh, venerable Señor, ¿cuál de los rituales observados en tu honor te complace más?". Shiva responde: "La decimotercera noche de la luna nueva, de la quincena oscura, en el mes de Phalguna (febrero-marzo) es mi día lunar más favorable. Mi devoto me da gran alegría con sólo ayunar y ofrecerme flores, dulces e incienso en mi honor".

Así nace de entre todas las noches de luna nueva, la más oscura del mes, la del Shivaratri, esta festividad anual tan especial en esas tierras. 'Shivaratri' significa la "noche del Señor Shiva" y por ende, aquella que él eligió para su veneración, se denomina Mahashivaratri o la "gran noche de Shiva".

Los fieles de este dios o shivaitas realizan ayuno durante el día y en la noche permanecen en vigilia realizando meditaciones y cantos honrando al Señor Mahadev, otro de los nombres de Shiva.

Estatua de Shiva junto a su vehi´culo, el toro Nandi

Estatua de Shiva junto a su vehi´culo, el toro Nandi

Se cree que en esta noche el hemisferio norte del planeta se posiciona de tal manera que hay un aumento natural de energía en el ser humano, como si la naturaleza estuviera empujando a cada ser hacia su cima espiritual. El festival nocturno permite que este aumento de energía encuentre su camino mientras los fieles permanecen despiertos y en meditación con la columna vertebral erguida permitiendo que la energía de la kundalini circule.

Según la leyenda, Shiva observa para ese día sobre sus devotos, una disciplina espiritual estricta que consta de adorarlo de cuatro formas diferentes, en cuatro períodos sucesivos cada uno de tres horas durante la noche de vigilia. Primero es necesario hacer unas ofrendas de hojas de Bilva, luego bañar al lingam (una representación simbólica del dios Shiva) en leche en el primer período, en el segundo con yogurt, con ghee (manteca clarificada) en el tercero y en el cuarto nuevamente con leche. Finalmente a la mañana siguiente antes de romper el ayuno, el devoto deberá alimentar a los Brahmines, la casta sacerdotal hindú.

Para las parejas el Mahashivaratri, significa una oportunidad para celebrar su amor; para aquellos con ambiciones mundanas, es el día en que Shiva derrotó a sus enemigos. Sin embargo, para los ascetas, aquellos que han abandonado todo placer terrenal para dedicarse a la meditación, este día se recuerda como el que Shiva se hizo uno con el Monte Kailash. Según la tradición yóguica, el Señor Shiva, quién regaló a los humanos las asanas de yoga, habita en esa montaña sagrada. Luego de milenios de meditar, un día todo pensamiento en él se detuvo y se quedó absolutamente inmóvil. Para los ascetas, el Mahashivratri es la noche de la quietud.

Shiva en Rishikesh

Shiva en Rishikesh

El Mahashivratri es muy importante para aquellas personas que están en la búsqueda o transitando su camino espiritual.

Aquello que conocemos como vida y que la ciencia intentó explicar de diversas formas, es simplemente una energía que se manifiesta en millones de formas.

Convertirse en yogui no es un camino sencillo, es "darse cuenta" de la unidad de esa energía en la existencia. Ese anhelo de unirse al todo, de conocer lo ilimitado, es llamada la "unidad en la existencia" y esta noche ofrece a un ser cualquiera la oportunidad de experimentarlo.

RR