Salud

Las diferentes etapas y sentimientos de los 40 días de cuarentena

Las diferentes etapas y sentimientos de los 40 días de cuarentena

Día 41. Ya no importa tanto qué día de la semana es, ni qué fecha marca el calendario; hace más de un mes, para medir el tiempo se toma como referencia el inicio del período de aislamiento social preventivo obligatorio (ASPO), mejor conocido como cuarentena. Y esta nueva normalidad impuesta para enfrentar la pandemia de Covid-19, la enfermedad causada por el coronavirus SARS-CoV-2, impacta de lleno en las rutinas y costumbres, en la economía y en prácticamente todos los aspectos de la vida. "Estamos todos atravesando un duelo con respecto a vaya saber qué construcción de futuro o de seguridad ilusoria de futuro teníamos", afirma la psicóloga Alicia Stolkiner.

Stolkiner es profesora de Salud Pública y Salud Mental de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires y de la Universidad de Lanús. Durante el reporte matutino del Ministerio de Salud, la especalista se refirió a las etapas que las personas pueden haber atravesado en este período en cuanto a sentimientos y las reacciones vinculadas a ellos.

La especialista sostuvo que ya llevamos un tiempo "bastante prolongado" para la transformación de nuestras vidas cotidianas. "Probablemente hubo una primera etapa que para algunas personas fue una sensación como de euforia, de sobreexigencia de adaptarse a la situación, y ahora hay una segunda etapa donde empiezan a aparecer algunas situaciones como de agotamiento, o percepción de distintas emociones”.

Stolkiner aclaró que la evolución de cada persona en esta situación es "absolutamente singular" y está relacionada con su situación económica, social, de edad, el lugar geográfico en el que se encuentra, la condición de vivienda y su propia historia.

No obstante, identificó algunos sentimientos que se observan con bastante frecuencia y dijo que de ninguna manera se pueden considerar patologías.

En primer lugar, se refirió a la cólera. "Esta cólera puede canalizarse hacia las personas con las cuales se convive; o verbalmente, o en una situación como de enojo, hacia afuera. Es preocupante porque también tenemos desde algunos medios de comunicación una cierta convocatoria al enojo", advirtió.

"También puede canalizarse en la búsqueda de un culpable o enemigo, que podría ser un vecino, o alguien que transmita la enfermedad", añadió. "Creo que hay que aceptar que vamos a tener momentos de enojo, aceptar que en la convivencia van a aparecer conflictos y tratar de vehiculizarlos", afirmó.

La tristeza es otro de los sentimientos que puede aparecer. “Estamos todos atravesando un duelo y ese duelo con respecto a vaya saber qué construcción de futuro o de seguridad ilusoria de futuro que teníamos, frente a un alto nivel de incertidumbre; sumado, en algunas personas, al temor a la pérdida de algún familiar. En el caso de los niños, tienen mucha preocupación con respecto a abuelos y padres generalmente y no siempre la expresan”, alertó.

Con respecto a los niños, Stolkiner señaló dos cuestiones. La primera, vinculada a la necesidad de una cierta privacidad, que puede verse obturada en tiempos en las que están en todo momento con adultos. "La infancia tiene sus propios espacios, hay que respetarlos. A veces (niños y niñas) construyen casitas dentro de la casa", señaló en ese sentido. Y, por otra parte, aconsejó mantener un nivel de explicación adecuado, facilitar las preguntas, para que aparezcan sus dudas y sus temores.

Cerca del final, la psicóloga se refirió a otro sentimiento que puede aparecer en esta nueva normalidad impuesta por la pandemia. "Puede ser muy paradójico, pero es bastante frecuente que en el medio de esto aparezcan muchos momentos como de un bienestar intenso. Así estamos viviendo. Nada de eso es patológico. Cada persona va a adaptarse a sus recursos".

A las personas con consumos problemáticos y adicciones las convocó a consultar y a pedir ayuda a través de las líneas de atención virtual. "Creo que tanto las políticas dirigidas al cuidado de la población, como las acciones solidarias mutuas que se establecen entre todos, son factores protectores, pero especialmente en el caso de las personas con consumos problemáticos hay espacios habilitados", entre los que nombró al servicio del Hospital Álvarez, y del Hospital Laura Bonaparte.

***

➪Asistencia por consumos problemáticos: llamá a la línea gratuita 141 de la Sedronar

➪Para comunicarse con el Hospital Laura Bonaparte: (54-11) 4305-0091 al 96. del servicio de Salud Mental del Hospital Álvarez

➪Información de contacto del servicio de Salud Mental del Hospital Álvarez, click aquí

Qué es el CoronavirusCómo se contagia y cómo son sus síntomas

Mirá el especial