Salud

"Millennials", los más afectados por el "burnout"

Los denominados millennials, esa generación que hoy tiene entre 26 y 38 años, es la más afectada por lo que se conoce como el síndrome del burnout (o “cabeza quemada”). El dato se desprende de un estudio realizado y difundido días atrás por la Universidad Siglo 21, a través de su Observatorio de Tendencias Sociales y Empresariales.

El informe presentó una nueva investigación que analiza el fenómeno del burnout en diferentes generaciones de argentinos.

La muestra arrojó que el gran agotamiento impacta más en la felicidad de los millennials. Se estima que, en los trabajadores con burnout, tan sólo el 15,2 por ciento es feliz en su trabajo, seguido por los integrantes de la Generación X (26,1 por ciento) y los baby boomers (41 por ciento).

Las principales características del burnout son: pérdida de energía y motivación (agotamiento), sensación de desvalorización de sus tareas (cinismo), sensación de conflictividad interpersonal (despersonalización) y percepción de que no se tienen las competencias que su puesto requiere para hacer frente al estrés laboral (ineficacia percibida).

A su vez, tiene consecuencias en los niveles de productividad, creatividad, accidentología y presentismo. Tanto es así, que el año pasado la Organización Mundial de la Salud OMS) la incluyó en la Clasificación Internacional de Enfermedades como un problema asociado al empleo.

Según el estudio de la UES21, los millennials con alto burnout están menos satisfechos con el reconocimiento que reciben por su esfuerzo y la valoración de sus superiores. Sólo el 18,6 por ciento de esta generación se encuentra satisfecha y únicamente el 24,3 por ciento se manifiesta de acuerdo con el reconocimiento por sus logros.

Asimismo, tres de cada 10 millennials con niveles superiores de este síndrome se encuentran desafiados por la tarea y sólo el 34,2 por ciento siente que puede hacer uso de sus habilidades.

En términos generales, los jóvenes trabajadores con burnout tienen menor orgullo y sentimiento de pertenencia con su ámbito institucional, no se sienten valorados y son los menos satisfechos económicamente, en comparación con otras generaciones.