Salud

No podía ni levantarse de la cama, bajó más de 100 kilos y muestra su proceso de cambios para concientizar

No podía ni levantarse de la cama, bajó más de 100 kilos y muestra su proceso de cambios para concientizar

Ivana Molina empezó a padecer obesidad a los cinco años. En algún momento de su vida, se vio cara a cara con la muerte. Logró dar batalla. Adelgazó más de 100 kilos. Ahora se ve y se define como una mujer nueva que no deja de mantenerse activa.

“El camino por la obesidad fue muy duro”, asegura Ivana Molina (47), vecina de Lomas de Zamora. “Me faltaba amor propio -agrega-, no creía en mi y por eso trataba con todas mis fuerzas de ser aceptada y querida por la gente”.

Su historia tiene mucho de lugar lamentablemente común. “Yo era la gorda copada y compinche que se bancaba todo”, cuenta. En realidad Ivana no era nada de eso. Veía la vida desde una silla sin poder moverse y soportando la discriminación de la sociedad.

"Yo era la gorda copada que se bancaba todo", recuerda.

"Yo era la gorda copada que se bancaba todo", recuerda.

“Creo que lo más difícil fue ver a mi hija, que en mi peor momento tenía 6 años, tener que actuar casi como si fuera mi mamá”, recuerda.

Es que su hija era la encargada de inyectarle insulina cuando llegó a 490 de glucemia y la que, apenas llegaba de la escuela que recién empezaba, se ponía a organizar las cosas de la casa como si fuera una adulta.

Gimnasio, almientación saludable y voluntad: su vida actual.

Gimnasio, almientación saludable y voluntad: su vida actual.

"Mis amigos más cercanos me ayudaron mucho -relata Ivana-. A veces venían y sacaban a mi hija a pasear mientras otra amiga me bañaba en el fondo de mi casa con una manguera”.

Dejó su trabajo como enfermera. Pesaba casi 200 kilos, estaba postrada en una cama, usaba calzado totalmente abierto porque sus pies no entraban en zapatos comunes. Veía la muerte casi a los ojos.

En su trabajo como enfermera.

En su trabajo como enfermera.

“Llegó un momento que me vi morir, vi el sufrimiento y preocupación de mi mamá que lloraba pensando que si yo me moría mi hija se quedaba sola. La vi a mi nena llorar abrazada a mi. pidiéndome que no me muriera”, relata Ivana. Fue en ese momento, dice, cuando decidió dar la batalla.

En 2017 decidió internarse en la Clínica Cormillot. “El tratamiento, sin duda, fue mucho más duro que mi lucha hasta ese momento”, afirma. Antes de someterse a la operación -una manga gástrica- estuvo 21 días haciendo una dieta de café descafeinado, gaseosa light, caldo y gelatina. “Tenía un problema metabólico que no me permitía bajar de peso y debía revertirlo antes de ir al quirófano”, explica.

Antes y después. "No podía ni calzarme", cuenta.

Antes y después. "No podía ni calzarme", cuenta.

El 6 de marzo la operaron y el 29, cuando le dieron el alta, ya pesaba 17 kilos menos. Recién empezaba. “Lo primero que hice cuando volví a casa fue ir al almacén caminando y con mi hija. No lo podía creer”, se emociona.

Esa operación fue el primer paso para una nueva vida, comenzó a entrenar y a adquirir hábitos. “Empecé a cuidarme y a quererme, algo que nunca había hecho”, cuenta Molina.

Enero de 2017. Cuando ya no daba más.

Enero de 2017. Cuando ya no daba más.

El año pasado la volvieron a intervenir. Esta vez fue una operación reparadora. Pesaba 93 kilos, había adelgazado prácticamente la mitad de su cuerpo. Le sacaron casi 9 kilos de colgajos del abdomen. “Mi imagen cambió completamente, me veía al espejo y lloraba de felicidad. No lo podía creer, soy una persona totalmente nueva”, dice.

Volvió a trabajar como enfermera, pero quiso algo más. Se capacitó para iniciar un emprendimiento de viandas saludables. "Lo que ofrezco es lo mismo que consumo. Me dedico a eso y me encanta hacerlo -explica-. Estoy dispuesta a darle batalla a la obesidad toda la vida”.

“Necesito que todos empiecen a creer en ellos mismos. Que no digan 'no puedo' -pide-. Siempre se puede. Si yo pude ganar, ustedes pueden cualquier cosa”.

Actualmente pesa 73 kilos. Estuvo al borde de los 200.

Actualmente pesa 73 kilos. Estuvo al borde de los 200.

JT