Salud

Saber de qué edad uno se "siente" podría ayudar a evaluar riesgos de salud

Saber de qué edad uno se
Por EMILY LABER-WARREN

Cada uno de nosotros tiene una edad cronológica: la cantidad de años que celebramos en los cumpleaños. Pero algunas personas de 50, 60 o 70 años lucen y se sienten jóvenes, mientras que otras no. Los investigadores pueden medir estas diferencias al analizar los biomarcadores relacionados con la edad. Las personas con un estilo de vida y condiciones de vida saludables, y una herencia genética afortunada, suelen obtener la puntuación de “más jóvenes” en estas evaluaciones y se dice que tienen una menor “edad biológica”.

Pero hay una manera mucho más sencilla de determinar en qué estado real están: se llama “edad subjetiva”. Cuando los investigadores preguntan: “¿De qué edad te sientes la mayor parte del tiempo?”, la respuesta suele reflejar su estado de salud física y mental. “Esta sencilla pregunta parece ser particularmente poderosa”, dijo Antonio Terracciano, profesor de geriatría en la Universidad Estatal de Florida.

Los científicos hallaron que las personas que se sienten menores que su edad cronológica por lo general están más sanas y son psicológicamente más resilientes que las que se sienten mayores; obtienen mejores resultados en tareas relacionadas con la memoria y tienen menor riesgo de sufrir deterioro cognitivo.

En un estudio publicado en 2018, un equipo de investigadores surcoreanos realizó resonancias magnéticas al cerebro de 68 adultos mayores saludables y descubrió que quienes se sentían más jóvenes tenían una materia gris más gruesa y habían sufrido menos deterioro relacionado con la edad.

En contraste, las personas que se sienten mayores que su edad cronológica tienen un riesgo mayor de ser hospitalizados, de padecer demencia y de fallecer. “Hemos descubierto muchas asociaciones predictivas”, afirmó Yannick Stephan, profesor en la Universidad de Montpellier, en Francia. Simplemente con preguntar a la gente de qué edad se siente, dijo Stephan, los médicos podrían identificar quién está en mayor riesgo de sufrir problemas de salud.

Sin embargo, los detractores aseguran que, para muchos, la edad subjetiva sólo refleja las obsesiones culturales con la juventud. La gente desarrolla una identidad de menor edad para repeler los estereotipos de fragilidad y senilidad, dijo David Weiss, psicólogo en la Universidad de Leipzig.

De hecho, en las culturas que respetan a la gente mayor por su sabiduría y experiencia, las personas no comprenden el concepto de edad subjetiva. Cuando un alumno de postgrado de Weiss realizó investigación en Jordania, la gente con la que habló le decía: “Tengo 80 años. No sé a qué te refieres cuando me preguntas de qué edad me siento”.

Los expertos coinciden en que todos envejecen de manera diferente y que las personas sí tienen cierto control. Los hábitos saludables —como comer bien y hacer ejercicio— pueden mantener a raya el deterioro relacionado con la edad. Igual de importante es mantener una actitud positiva. Los investigadores exhortan que la gente reconozca no sólo las pérdidas asociadas con el envejecimiento, sino también las ganancias, que son significativas.

A medida que envejecemos, tendemos a volvernos más felices y más satisfechos, afirmó Tracey Gendron, gerontóloga de la Universidad Commonwealth de Virginia.

© 2019 The New York Times