Tecnología

Así nace un planeta: captan increíbles imágenes del momento que da comienzo a todo

Así nace un planeta: captan increíbles imágenes del momento que da comienzo a todo

En una impresionante espiral de polvo y gas, a 520 años luz de la Tierra, los astrónomos captaron las imágenes más nítidas logradas hasta la fecha del sitio donde se está formando un planeta. Una foto buscada: hasta ahora se identificaron miles de exoplanetas, pero poco se sabe sobre cómo nacen.

“Conocemos miles de ellos, detectados en sistemas antiguos con métodos indirectos. Pero estas imágenes directas son preciosas por las pistas que aportan sobre su formación”, señaló Anthony Boccaletti, miembro del Observatorio de París y director del equipo que realizó el estudio, en diálogo con Ámbito.

Las imágenes, capturadas desde el Very Large Telescope que el Observatorio Europeo Austral (ESO) administra en el desierto chileno de Atacama, revelaron signos de un sistema estelar que está naciendo alrededor de la joven estrella AB Aurigae. La chispa en ese denso disco de polvo y gas es una estructura que en determinado momento sufre un "giro", una "torción" descripta en los modelos teóricos, que corresponde a la conexión de dos espirales: una que se enrolla hacia adentro de la órbita y la otra que se expande hacia afuera, uniéndose en la ubicación del sitio donde se está formando un planeta.

planeta nuevo.mp4

Zoom al sistema de la joven estrella AB Aurigae.

Lograr una toma así implicó sortear varios escollos y desafíos técnicos, ya que se requiere de un telescopio de gran tamaño y capaz de no dejarse obnubilar por el contraste entre las estrellas y los planetas. Por eso, hasta la llegada de los observatorios modernos se había hecho imposible lograr retratos nítidos y profundos que dejaran ver ese “giro” vital que marca el lugar donde podría estar surgiendo un nuevo planeta.

Los astrónomos saben que los planetas nacen en discos que rodean a estrellas jóvenes, como AB Aurigae, agitando el gas frío y el polvo y creando perturbaciones en forma de ondas. A medida que el planeta gira alrededor de la estrella central, esa onda se transformará en un brazo espiral.

planeta nuevo final.jpg

A la derecha, la imagen ampliada del área del sistema AB Aurigae. Señalada con círculo blanco, la región interna del disco y el "giro" amarillo muy brillante que marca el lugar donde se está formando un planeta.

ESO

Boccaletti explicó que “tenemos muchas espirales que creemos que son ondas de densidad activadas por planetas, pero ... no había conexión directa entre un planeta y una espiral. Esta observación proporcionó un primer paso para resolver esa conexión. Aunque todavía no vemos el planeta, que está enterrado en el gas, sí vemos claramente un giro en esta espiral que, en comparación con los modelos de espiral, revela la presencia de un planeta”. Esa es la región amarilla muy brillante, cerca del centro que se aprecia en la imagen de arriba, uno de los sitios turbulentos en el que los especialistas pusieron el foco.

Hace unos años se tuvieron los primeros indicios. Luego, en 2019 y principios de 2020, Boccaletti y un equipo de astrónomos de Francia, EEUU, Bélgica y Taiwán se propusieron capturar una imagen más clara asistidos por nuevos instrumentos y entonces vieron la luz más tenue de los pequeños granos de polvo y las emisiones provenientes del disco interno, confirmaron la presencia de los brazos espirales detectados tiempo atrás y pudieron constatar ese "giro".

El hallazgo que será crucial para ayudar a los científicos a comprender mejor el proceso de formación de los planetas ¿terminará de contar, tal vez, el origen del nuestro? Boccaletti cree que “probablemente no”. Aunque todos ellos puedan parecer similares, el proceso es distinto. “Los planetas parecidos a la Tierra se forman de manera diferente a los parecidos a Júpiter. Y, en principio, solo los planetas gigantes pueden desencadenar esta perturbación en espiral”, concluyó.

Suscribite a nuestro newsletter