Tecnología

Mark Zuckerberg no dará de baja el polémico posteo de Donald Trump en Facebook: "Necesitamos la mayor cantidad de libertad de expresión posible"

Mark Zuckerberg no dará de baja el polémico posteo de Donald Trump en Facebook:

Luego de la enorme polémica por la el tuit de Donald Trump que fue ocultado por "glorificar la violencia", Mark Zuckerberg se pronunció sobre la política de Facebook en torno al posteo del presidente de los Estados Unidos, y explicó por qué no lo removió: "Nuestra posición es que debemos permitir la mayor libertad de expresión posible a menos que cause un riesgo inminente de daños o peligros específicos", posteó este viernes a última hora Zuckerberg.

El CEO de la compañía reafirmó la posición de Facebook: insistió en que no se eliminará el posteo ni se tomarán acciones en contra del post de Trump. El mandatario había publicado en sus distintas redes sociales que el ejército estaría "allí si hace falta", y que "cuando empiezan los saqueos, comienzan los tiros", en relación a las protestas en las que la Policía asesinó a un afroamericano (George Floyd). Twitter ocultó el tuit por considerar que incitaba a la violencia.

Sé que muchas personas están molestas porque hemos dejado los posteos del Presidente. Facebook miró muy de cerca la publicación que discutió las protestas en Minnesota para evaluar si violaba nuestras políticas", explicó el empresario.

"Decidimos dejarlo porque las referencias de la Guardia Nacional las leímos como una advertencia sobre la acción estatal, y creemos que la gente necesita saber si el gobierno planea desplegar la fuerza", escribió Zuckerberg en Facebook.

“Nuestra política en torno a la incitación a la violencia permite la discusión sobre el uso de la fuerza por parte del estado, aunque creo que la situación actual plantea preguntas importantes sobre cuáles deberían ser los límites potenciales de esa discusión”, se preguntó.

El mensaje que Twitter advirtió y ocultó. (AFP)

El mensaje que Twitter advirtió y ocultó. (AFP)

Zuckerberg señaló que en un tweet posterior, Trump matizó sus comentarios, "diciendo que la publicación original estaba advirtiendo sobre la posibilidad de que el saqueo pudiera conducir a la violencia". “Decidimos que esta publicación, que desalentó explícitamente la violencia, tampoco viola nuestras políticas y es importante que la gente la vea”, explicó el CEO de Facebook.

La escalda del conflicto y la posición de Facebook

La explicación de Zuckerberg en Facebook vino luego de un intenso debate en los Estados Unidos sobre el rol de las redes sociales y la libertad de expresión. Mientras que Twitter eligió agregar un enlace contextual a dos tuits de Trump sobre fraude postal y ocultar otro detrás de una advertencia intersticial para "glorificar la violencia", Facebook decidió no tomar acciones con el mismo tipo de información, que Trump había publicado también en Facebook.

Hasta el viernes por la noche, Facebook no había hecho ningún comentario sobre si tenía la intención de tomar medidas contra el tweet de Trump sobre las protestas en Minneapolis, que incluía la frase "cuando comienza el saqueo, comienzan los disparos".

Mark Zuckerberg. (AP)

Mark Zuckerberg. (AP)

Eso llevó a la preocupación entre algunos empleados, que le pidieron a la compañía que interviniera en publicaciones en Workplace, la herramienta de chat interno de la compañía.

"Tengo que decir que estoy encontrando las ‘contorsiones’ por las que tenemos que pasar increíblemente difícil de soportar", escribió un empleado en un comentario sobre el asesinato de Floyd, según citó el medio The Verge. "Todo esto apunta a un riesgo muy alto de una escalada violenta y disturbios civiles en noviembre y si fallamos el caso de prueba, la historia no nos juzgará amablemente".

En este sentido, Zuckerberg diferenció Facebook de Twitter. La principal explicación es que Facebook no tiene una política de etiquetar posteos como sí la tiene la red social de Jack Dorsey: simplemente elimina los contenidos.

"Creemos que si una publicación incita a la violencia, debe eliminarse independientemente de si es de interés periodístico, incluso si proviene de un político", explicó. "Hemos estado en contacto con la Casa Blanca para explicar estas políticas también", agregó.

En la conclusión del texto, Zuckerberg expresa la dificultad que traen estos casos, admitiendo que el posteo le había parecido ofensivo: “Estas son decisiones difíciles y, al igual que hoy, el contenido que dejamos a menudo me resulta profundamente ofensivo. Tratamos de pensar en todas las consecuencias, y mantenemos nuestras políticas bajo revisión constante porque el contexto siempre está evolucionando”.

“La gente puede estar de acuerdo o en desacuerdo sobre dónde debemos trazar la línea, pero espero que entiendan que nuestra filosofía general es que es mejor tener esta discusión abierta, especialmente cuando hay mucho en juego. No estoy de acuerdo con la forma en que el Presidente habló sobre esto, pero creo que las personas deberían poder ver esto por sí mismas, porque en última instancia, la responsabilidad para aquellos en posiciones de poder solo puede ocurrir cuando su discurso se analiza de manera abierta”, cerró Zuckerberg.