Tecnología

¿Una luna con piel de tigre?

¿Una luna con piel de tigre?

La fuerza de gravedad de Saturno fue la que rasgó la superficie helada de Encelado, una de las lunas más fascinantes entre las 82 del planeta de los anillos, que en su interior esconde un océano de agua salada capaz de hospedar vida.

El descubrimiento fue realizado por la Carnegie Institution for Science de Washington, coordinado por Doug Hemingway, en colaboración con la Universidad de California.

Las "rayas" de Encelado recuerdan a las de un tigre: son grietas paralelas y concentradas en el polo Sur. Se extienden por 130 kilómetros, con una separación de 35.

  • Informate más: ¿Qué significó la llegada a la Luna? La mirada de cuatro científicos argentinos

Los autores de la investigación estudiaron su origen utilizando tanto modelos computarizados como datos de la primera misión que las observó, Cassini, nacida de la colaboración entre la NASA, la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Agencia Espacial Italiana (ASI), concluida en 2017 con un "chapuzón" en la atmósfera de Saturno.

Así, descubrieron que la causa de tales grietas había sido la gravedad del planeta de los anillos, que se dan más en los polos, donde la corteza es más delgada.

La particular órbita de Encelado, que lleva a esta luna a estar a veces más cerca y otras más lejos de Saturno, causa el periódico congelamiento del agua debajo de la corteza helada.

Teniendo en cuenta que el agua, al congelarse, aumenta de volumen, se produce una presión que divide la corteza de Encélado, sobre todo el polo Sur.

La temperatura de la superficie de Encelado es de unos 200°C bajo cero, por lo que si se forma una grieta en el hielo, es de esperar que se congele rápidamente. Sin embargo, las fisuras del polo Sur permanecen abiertas y, de hecho, llegan hasta el océano líquido que se encuentra debajo.

La cercanía de Saturno y las reducidas dimensiones de Encelado impiden que las "heridas" de la corteza de la pequeña luna se cierren.

"Se trata de fisuras por las que se producen erupciones continuas de agua helada, un aspecto único en el Sistema Solar", explicó Hemingway.

Concluyó que "justamente, gracias a estas cicatrices, podemos estudiar al océano sumergido de Encelado".