Vida

Cuarentena por coronavirus: un rato con el trío de guitarristas más famoso y exitoso de todos los tiempos

Cuarentena por coronavirus: un rato con el trío de guitarristas más famoso y exitoso de todos los tiempos

Por qué te lo recomendamos Pocas veces tres músicos de semejante virtuosismo, talento y capacidad creativa confluyen sobre un escenario con los planetas alineados de tal manera que todo, pero absolutamente todo lo que hacen está más allá de lo esperado, y sorprende del inicio al final.

El comienzo de Mediterranean Sundance y Rio Ancho, o Baile del sol mediterráneo, como venía impreso en los casetes “made in Argentina” es una invitación al goce. Ahí están Al Di Meola (canal derecho) y Paco de Lucía (canal izquierdo), con sus guitarras, comenzando un dialogo cuya intensidad irá creciendo hasta lo inusitado. Tanto que hacia el minuto 5:05, cuando ambos retoman el tema principal de la composición, uno entiende que no está frente a un encuentro habitual de dos superestrellas de la guitarra. Friday Night in San Francisco (Viernes a la noche en San Francisco, en la Argentina de la última dictadura militar) es otra cosa.

La aparición del disco, en 1981, fue un flash. Hasta al más conocedor de Di Meola, de De Lucía y de John McLaughlin, la tercera pata del trío más famoso de la historia, se le quemaron todos los papeles cuando, juntos, le volaron la cabeza al mundo y lograron con la guitarra acústica algo parecido a lo que Guillermo Vilas con las raquetas en la Argentina o Michael Jordan con sus Nike en el planeta y más allá.

Así es la tapa de Friday Night in San Francisco.

Así es la tapa de Friday Night in San Francisco.

Ningún tema, excepto Guardian Angel, el último del álbum y el único que no fue grabado en el The Warfield Theatre de San Francisco, el 5 de diciembre de 1980, sino en el Minot Sound de New York, dura menos de 7 minutos. Ninguno, por supuesto, tiene una sola palabra que lo intervenga; ninguno, claro está, es de los que sabemos (o sabíamos) todos. Pero no hay un segundo en el que uno sienta que algo de todo lo que suena ahí sobra o aburre. Al contrario, además de musicalmente superior, es divertidisimo.

En Short Tales of the Black Forest, de Chick Corea, McLaughlin suena en el canal izquierdo y Di Meola en el derecho. ¿Importa? Sí, y mucho. Porque en ese entramado de 12, y luego 18 cuerdas, cada estilo se revela distinto al del otro. Y eso es genial. Entender cómo se arma una improvisación, saber quién es el que tira el primer amague del Tema de la Pantera Rosa, quién es el que dispara el aire de blues...

Frevo rasgado, de Egberto Gismonti es el tema que habilita la tercera combinación: McLaughlin juega por izquierda y De Lucía lo hace por derecha. Es verdad que los dos, más Larry Coryell, habían estado girando durante algo más de un año por Europa, antes de que, ya en los Estados Unidos, Di Meola ocupara el lugar de Larry, y que por eso tenían aceitado el ida y vuelta entre los dos. Pero aún así, todo suena como si ocurriera por primera vez. Quienes lo hayan escuchado mucho sabrán de qué se trata. Quienes no, lo podrán comprobar una vez que lo hagan por primera vez. Porque ya no van a poder escapar al deseo de volver a hacerlo.

Es precisamente Di Meola quien aporta la Fantasia Suite, que reúne a los tres. Acá el compositor ocupa el canal derecho, Paco el izquierdo, y John el central. Es decir que sale por ambos. Jazz, flamenco, rock; todo está metido en esa alquimia preciosa que no pierde ni un poco de la frescura de la primera vez. Creo que ya fue dicho, pero vale la pena recalcarlo. Y si no lo creen, vayan directamente al minuto 3:40 de la Fantasia. Lo que sigue es magia pura. Ni blanca ni negra, sino de todos los colores.

Guardian Angel es una yapa. Bienvenida, claro, viniendo de quienes viene. Es interesante, porque aún habiendo sido grabado en un estudio, varios meses después y a unos cuántos miles de kilómetros de San Francisco, el tema mantiene la esencia de los anteriores. Algo que no logran replicar en Passion, Grace & Fire, el álbum que grabarán entre septiembre y octubre de 1982, completamente en estudio.

Pero ojo; que no lo hayan logrado no quiere decir que no esté buenísimo. Así que si se quedan con ganas…

E.S.