Vida

El rock argentino tuvo su fiesta de etiqueta con sus iniciadores como invitados especiales

El rock argentino tuvo su fiesta de etiqueta con sus iniciadores como invitados especiales
Los orígenes del rock argentino tuvieron anoche su merecida celebración en un concierto realizado en el porteño Teatro Coliseo, en el que muchas de sus figuras centrales, como el caso de Litto Nebbia, Alejandro Medina, Ricardo Soulé, Emilio del Guercio y Miguel Cantilo, entre otros, pusieron sus voces a versiones sinfónicas de sus propias composiciones.

Se trató de la presentación oficial de “Rock Argentino en Estado Sinfónico”, un disco editado en 2016, en el que el bajista Gustavo Gregorio hizo arreglos para orquesta de memorables canciones de nuestro rock, que fueron grabadas por la Sinfónica de Kiev y cantadas por un verdadero batallón de músicos de nuestra escena.

Con alguna variación en los nombres, esos mismos artistas llevaron anoche esta propuesta al escenario, en este caso junto a la Orquesta Académica de Buenos Aires, dirigida por Claudio Ianni, en una apuesta que en general tuvo buenos resultados.

Además de muchos de los pioneros del género, entre los que habría que sumar a Rodolfo García; los Alma y Vida Carlos Mellino, Bernardo Baraj y Juan Barrueco; los Arco Iris Ara Toklatián y Guillermo Bordarampé; Ciro Fogliatta, Juan Rodríguez y Kubero Díaz; también hubo nombres ligados a una historia un poco más reciente.

En ese plano se inscribieron Daniel Melingo, Claudia Puyo, Hilda Lizarazu, Don Vilanova, Leo Sujatovich, los guitarristas y cantantes Andrés Rexarch y Frans Banfield, y Simón Quiroga.

El traslado de composiciones populares al lenguaje sinfónico y el ensamble entre la orquesta y los músicos de rock tuvo resultados desparejos, aunque fueron muchos los momentos en donde hubo un feliz maridaje.