Vida

El último bolero de Marcos Mundstock, una joya desconocida

El último bolero de Marcos Mundstock, una joya desconocida

Locutor, publicista, actor, humorista y… ¡cantante de boleros! Marcos Mundstock, figura de Les Luthiers que falleció este miércoles 22 de abril a los 77 años, fue, sin dudas, un artista completo. Un verdadero polifuncional de los escenarios.

Por estas horas, y en medio de los homenajes que se empiezan a hacer en nombre de Marcos aquí y allá, Clarín accedió a un material muy valioso, una joya que en su momento tuvo muy poca difusión: el bolero que, en mayo de 2010, Mundstock grabó a beneficio para un disco de canciones de ese género junto a otros grandes artistas.

Marcos Mundstock, artista de primer nivel.

Marcos Mundstock, artista de primer nivel.

Lo cuenta Leo Sujatovich, el productor de aquel álbum: “El disco se llamó Boleros por los chicos. Y se hizo para ayudar a la Casa de la cultura de la calle, una ONG creada por iniciativa de Gastón Pauls. Cuando me ofrecieron producir el disco, pensé que lo mejor sería hacer una convocatoria ‘alternativa’ y grabarlo con músicos que no fueran del bolero tradicional. Entonces lo contacté al Flaco Spinetta y aceptó: me dijo que le encantaba el bolero…”.

Luis grabó Entrega total, un bolero de Abelardo Pulido popularizado por Javier Solís, y que su padre, Luis Santiago, le cantaba cuando el músico era chico.

“Después de Spinetta -sigue Sujatovich- empezaron a aparecer otros músicos que se entusiasmaron con el proyecto: Fito Páez, Andrés Calamaro, Julia Zenko, Patricia Sosa, Marcela Morelo, Manuel Wirzt, Katie Viqueira…”.

Leo Sujatovich fue el productor del disco.

Leo Sujatovich fue el productor del disco.

Sobre cómo incluyó a Mundstock en esa lista, Sujatovich detalla: “Con Marcos nos veíamos con cierta frecuencia. Pegamos muy buena onda hablando de música, de las cosas que nos gustaban… Por eso se me ocurrió llamarlo y preguntarle si podía hacer algo que a él lo divirtiera. Le encantó la idea. A los pocos días me planteó que, con la melodía del Bolero de Ravel de fondo, podía encadenar letras de los boleros más famosos. Vino a mi estudio. Pusimos una versión del Bolero de Ravel de la Filarmónica de Chicago. Marcos empezó a cantar encima de eso… Era genial… Entonces le pedí que lo hiciéramos con ritmo de bolero. Quedó fenómeno. Con ayuda de Lucho González, el disco se grabó. Se fabricaron unas 10.000 unidades y en dos días se vendieron todos”.

-¿Cómo se puede acceder al disco?

-En su momento, la venta se hizo, exclusivamente, en las cajas de los supermercados Disco, que fue el sponsor del proyecto. Lamentablemente, no hubo un plan para que eso permaneciera en las redes…

En YouTube se puede escuchar el álbum. En total son 14 canciones. Fito Páez, por ejemplo, interpreta Esta tarde vi llover. Y Calamaro, Inolvidable.

Fiel a su estilo, con mucho humor, en su adaptación del Bolero de Ravel, Mundstock canta: “Hay un bolero que te quiero cantar, el Bolero de Ravel. Porque sutil llegaste a mí, en esta noche que es la última que pasé contigo”.

Y sigue: “Y… si puedes tú con Dios hablar, como si fuera la última vez, preguntale y detén el reloj, por qué la vida nos separó…”.

Mundstock mezcla Perfidia, de Alberto Domínguez, con Piel canela, de Bobby Capó, y con Sabor a mí, de Álvaro Carrillo, entre otros grandes éxitos.

Así, como parte de la misma divertida “fusión lírica”, avanza: “Y yo soy una aventura más para ti, si tu cuerpo vibró cerca de mí”.

“Tú, me acostumbraste y veo gente correr, tú me importas tú”.

“Ansiedad de tenerte cerca, de tenerte en mis brazos…Con sabor a mí, no concibo que todo acabó”.

“Quién no ha cantado un bolero alguna vez, o dos boleros, o tres boleros, o cuatro, o cinco…”.

“Marcos Mundstock fue extraordinario”, cierra Sujatovich. “Como persona, como artista… Lo vamos a extrañar mucho”.

WD