Vida

Hotel Tango: los raros formatos nuevos de un baile sin reglas fijas

Hotel Tango: los raros formatos nuevos de un baile sin reglas fijas

Con el éxito un poco inesperado, incluso para ellos mismos, de Hotel Tango 2018, los coreógrafos reunidos en la asociación Platea emprendieron una segunda edición, aún más ambiciosa. El año pasado habían organizado, a la manera de Microteatro, un espectáculo compuesto por piezas breves de tango. El lugar era una escuela de baile con varios salones. La modalidad: el público se armaba un circuito propio para ver la cantidad de obras que quisiera.

Ollantay Rojas, bailarín, coreógrafo y miembro fundador de Platea (una asociación que se propone la difusión de un tango alejado de los cánones comerciales) cuenta bajo qué forma se presenta ahora Hotel Tango: “El año pasado superamos nuestras expectativas en cuanto a la concurrencia de público. Además, a pesar de que el armado era muy complicado -por ejemplo, la circulación de los espectadores- y a pesar de nuestra inexperiencia, anduvo muy bien. Esto nos impulsó a hacer un nuevo Hotel Tango, con más funciones, más fuerza y más proyección. Conseguimos el apoyo de Mecenazgo y de Prodanza y con más tranquilidad económica pudimos hacer mayor inversión en vestuario, luces y promoción. Pero el espíritu es el mismo, y creemos que hay un público interesado en este tipo de cosas. No existe hasta hoy un Microdanza como sí existe Microteatro. Y mucho menos ese formato hecho con tango. Creo que además esta posibilidad de obras breves, para pocos espectadores y en espacios reducidos, nos permite experimentar otras líneas. No sólo eso: hacerlo juntos nos da un valor que quizá solos no tendríamos".

-¿En qué sentido?

-No es lo mismo crear una obra individualmente, en un escenario tradicional y con una platea para 300 espectadores, que atraer todos juntos a un público potencial y permitirnos así arriesgar más, cada uno, en la propuesta artística.

Ollantay Rojas cuenta que las piezas se distribuyen en las cuatro habitaciones del Centro Cultural Caledonia. (Foto: Germán García Adrasti)

Ollantay Rojas cuenta que las piezas se distribuyen en las cuatro habitaciones del Centro Cultural Caledonia. (Foto: Germán García Adrasti)

-¿Qué cosas van a verse?

-Obras de cinco integrantes de Platea (Leonardo Cuello, Silvana Grill, Cecilia Troncoso, Verónica Litvak y yo) y una de Laura Roatta como coeógrafa invitada. Son todos estrenos pensados estrictamente para cada espacio. Las piezas duran entre diez y quince minutos y se distribuyen entre cuatro habitaciones. Hubo total libertad para elegir temáticas, y la música es muy variada: tangos tradicionales, tango contemporáneo y no tango. Habrá también una muestra fotográfica de Sebastián Lanzi sobre la compañía Del otro lado, que dirige Silvana Grill y que está radicada en Bariloche.

-Y en tu caso específico, que venís ya produciendo varias obras de corte experimental en diferentes ámbitos, ¿qué vas a mostrar?

-Armamos un grupo con Milagros Rolandelli y Lisandro Eberle para una creación colectiva. Desde el principio llamamos al proyecto NoEsTango.

¿Y si es tango o si no? No es lo que más le importa a Rojas, que prefiere dejar la discusión fuera de su órbita de trabajo. (Foto: Germán García Adrasti)

¿Y si es tango o si no? No es lo que más le importa a Rojas, que prefiere dejar la discusión fuera de su órbita de trabajo. (Foto: Germán García Adrasti)

-¿Por qué ese nombre?

-Nos encontramos muchas veces, en charlas con colegas, tratando de definir un espectáculo como “esto es tango” o “esto no es tango”. En nuestro caso, que toda nuestra formación y nuestra inspiración vienen del tango, preferimos elegir libremente sin preocuparnos por cómo llamar lo que resulte. Aleatorio y repetir es el título de la pieza, un título tomado de las dos funciones que tiene cualquier aplicación. La idea es con qué elementos un espectador reconoce, más allá de la música que escuche, que se está bailando tango.

-Hablando de público, ¿qué tipo de espectadores pueden sentirse atraídos por Hotel Tango?

-El año pasado, mayoritariamente era gente vinculada al tango: bailarines, alumnos, profesores... Ahora pensamos que pueden sumarse vecinos de Barracas, un barrio tanguero. Pero también intuimos que hay un público al que no le interesa el tango comercial o turístico y al que hay que llevarles propuestas. Si no, es un círculo vicioso.

Parte de la búsqueda es llegar a nuevos públicos, con propuestas innovadoras. (Foto: Germán García Adrasti)

Parte de la búsqueda es llegar a nuevos públicos, con propuestas innovadoras. (Foto: Germán García Adrasti)

"Hotel Tango" va sábados y domingos, hasta el 17 de noviembre a partir de las 18. Club Caledonia, Montes de Oca 971.

E.S.