Vida

Lucio V. Mansilla, el escritor que tuvo una vida de novela

Lucio V. Mansilla, el escritor que tuvo una vida de novela

Lucio Victorio Mansilla, periodista, escritor, militar y diplomático y dueño de una de las vidas más novelescas de la historia argentina, nació en Buenos Aires el 23 de diciembre de 1831. Hijo del General Lucio Mansilla y doña Agustina Rosas, hermana del “Restaurador”, conocida como “la belleza de la federación”.

Siendo un adolescente sus padres lo enviaron de viaje para alejarlo de “unos amores que la prudencia no veía con buenos ojos”. Estuvo en la India, Egipto, Turquía, Italia, Francia e Inglaterra. El pronunciamiento de Urquiza en 1851 lo obligó a regresar al país. Tenía 20 años.

El 2 de febrero, mientras las tropas de Urquiza se dirigían a Buenos Aires, Lucio visitó a su tío Juan Manuel de Rosas en Palermo, quien le lee sin inmutarse su discurso a la legislatura, como si nada sucediera. El episodio quedó reflejado en su relato Los siete platos de arroz con leche, donde cuenta cómo el gobernador probaba su discurso con él mientras cada tanto irrumpía Manuelita Rosas con un plato de arroz con leche.

Caído Rosas, Mansilla, en compañía de su padre y de su hermano Lucio Norberto, regresó a Europa, instalándose en Francia. El viaje fue corto y el 19 de agosto de 1852 ya estaban de regreso en Buenos Aires.

La casona donde vivió Lucio Mansilla, en el barrio de Belgrano (Cecilia Profetico)

La casona donde vivió Lucio Mansilla, en el barrio de Belgrano (Cecilia Profetico)

El 22 de junio de 1856, en el Teatro Argentino, ante unos dos mil espectadores, retó a duelo al escritor y senador José Mármol, que había ofendido a su padre, Lucio Norberto, el héroe de la Vuelta de Obligado. Pero el autor de Amalia prefirió valerse de sus influencias y desterrar a su retador. En 1857 Lucio se trasladó a Paraná, capital de la Confederación, y comenzó su carrera periodística en El Nacional Argentino, del que llegaría a ser director y propietario.

Un retrato de Lucio V. Mansilla, el autor de "Una excursión a los indios ranqueles"

Un retrato de Lucio V. Mansilla, el autor de "Una excursión a los indios ranqueles"

En 1865 estalló la guerra del Paraguay. Mansilla participó como militar y como periodista. Con diversos seudónimos    –Falstaff, Tourlourou, Orión– firmó sus crónicas desde el frente para el diario La Tribuna, criticando la conducción de la guerra. Sus notas despertaron la indignación del Ministro de Guerra, general Gelly y Obes.

En 1868, al finalizar la presidencia de Mitre, apoyó la candidatura de Sarmiento quien lo premió designándolo coronel y Comandante de Fronteras en Río IV, Córdoba. Allí realizó su campaña contra los habitantes originarios, que quedó inmortalizada en su obra Una excursión a los indios ranqueles.

"Una excursión a los indios ranqueles", de Lucio V. Mansilla, edición de 1870 de la Colección de la Academia Argentina de Letras.

"Una excursión a los indios ranqueles", de Lucio V. Mansilla, edición de 1870 de la Colección de la Academia Argentina de Letras.

Tras un fracaso comercial, se marchó a Europa y regresó en 1880 para apoyar la candidatura presidencial de Julio A. Roca. A poco de llegar se enfrentó a duelo de pistolas con Pantaleón Gómez, un adversario político a quien mató de un balazo al corazón.

Luego de asumir, Roca envió a Mansilla a Europa para promover la inmigración y una misión militar secreta.

En 1894, después de varias decepciones políticas, Mansilla se vuelca a la literatura, escribiendo una de sus obras más memorables: Retratos y recuerdos.

En 1900 fue nombrado ministro plenipotenciario ante las cortes de Alemania, Austria-Hungría y Rusia. La tarea diplomática no lo alejó del periodismo, colaborando con frecuencia con El Diario de Buenos Aires.

En 1903 publicó En vísperas, un ensayo sociológico sobre la Argentina y en 1904 Mis Memorias y Rosas, una excelente biografía de su tío a la que subtitula “ensayo psicológico-histórico-político”.

A partir de 1906 se radicó en París. Frecuentaba la Sorbona y seguía siendo un lector atento e incansable. Murió poco antes de cumplir los 82 años en su departamento de la Rue Víctor Hugo, el 8 de octubre de 1913. Los diarios de Buenos Aires y París, le dedicaron extensas necrológicas.