Vida

Mitomanía, la polémica serie francesa sobre la invención de una enfermedad para salvar un matrimonio

Mitomanía, la polémica serie francesa sobre la invención de una enfermedad para salvar un matrimonio

De cómo una mentira grave detona un universo familiar. De cómo pequeñas mentiras tejen la "normalidad" de un clan, día a día, año a año. De cómo nadie está exento de ese juego perverso a veces mínimo, a veces descomunal, de ocultar, tergiversar, engañar. Una historia que trompea a la moral, coquetea oscuramente con algo sagrado como la salud, nos incomoda y nos deja un sabor amarguísimo. ¿Cómo se puede mentir con algo así como inventar un cáncer?

De movida, Mitomanía (Mytho) la serie francesa de Netflix –apenas seis capítulos de entre 40 y 50 minutos-, nos obliga a la condena. Quién podría justificar y embarcarse en un nudo tan vil: una mujer que se inventa un cáncer de mama para "retener" a un marido. Pero, alerta, que la intención de la trama es más inteligente. Desde el espanto la ficción nos va proponiendo en dosis ver más allá. Hay que esperar y poner la lupa. Capas, niveles y subtramas. El interior de la cabeza de un ser humano puede ser un recoveco macabro, enfermo. La enfermedad puede existir en otros planos.

Con música del gran Charles Aznavour, Elvira (Marina Hands) nos muestra a una madre y esposa aplastada por el sistema doméstico en el que vive: atravesada por el hartazgo y la invisibilidad, empleada en una compañía de seguros, se siente “la mucama” de sus tres hijos y de su marido (Mathieu Demy). También de su jefe. “Esta casa es un hotel”, despotrica.

Marina Hands como Elvira en "Mitomanía", serie de Netflix.

Marina Hands como Elvira en "Mitomanía", serie de Netflix.

Una mañana, ojerosa, mientras prepara el desayuno a contrarreloj y lidia con la rutina, le advierte a su pareja que tiene un bulto en su mama. Él está más preocupado por los mensajes que recibe de su amante que por el aquí y ahora. Enseguida vemos a Elvira en el consultorio de una médica. Alerta de spoiler: emocionada por el diagnóstico, escucha a la doctora decir que apenas se trata de “grasa”. “Puede ser estrés. Descanse, haga ejercicio. Fue una señal que le mandó el cuerpo. Debe hacer que sus hijos la respeten”.

¿Y si en lugar de contar la verdad a su desinteresado marido le dice que los estudios no dieron como esperaba? ¿Y si la cercanía con la muerte hace valorar más la vida? Una mentira atroz y el trato para con ella comienza a cambiar. Empiezan, así, los "beneficios" abominables de la mentira… Vemos cómo ella misma va tallando su rol, hasta convertirse en mentirosa profesional. ¿Y su remordimiento? Sería facilísimo condenarla por inclinarse al “fraude” y hablar del antivalor de lo que representa la manipulación que hace de su familia con tamaño dato irreal. Pero la serie nos propone algo más profundo: ver el círculo, los distintos niveles de la mentira, en una familia en la que todos, de algún modo, mienten.

Mitomanía, la serie de Netflix.

Mitomanía, la serie de Netflix.

Una niña que escribe sus penas en un blog y se hace famosa con la enfermedad de su madre, una hija trans, una vecina de enfrente cuya casa parece funcionar como "el ideal" al que aspira Elvira (todos aparentemente pulcros, hermosos, adorables), otra vecina que integra una secta...

Mitomanía, la serie de Netflix.

Mitomanía, la serie de Netflix.

Un tema tan antiguo como la humanidad (al que refieren constantemente desde la Biblia hasta La Divina Comedia de Dante Alighieri y desde Shakespeare hasta el propio Instagram de nuestros días). ¿En qué se diferencia el mentiroso que termina creyendo su propia mentira del que no? La moraleja, vale: una mentira puede terminar envolviendo en una fuerza que lo hace a uno incapaz de salir de ese limbo. El mentiroso, al fin de cuentas, siempre termina aplastado por el propio calibre de su invención.

Ficha

Calificación: Buena.

Drama. Protagonistas: Marina Hands, Mathieu Demy, Marie Drion, Jérémy Gillet. Creadores: Anne Berest y Fabrice Gobert. Emisión: disponible en Netflix.