Vida

Murió Cacho Castaña: el cantor popular que también se animó al rock

Murió Cacho Castaña: el cantor popular que también se animó al rock

Representante ineludible de la balada romántica en la Argentina, a través de temas como Para vivir un gran amor; referencia obligada del tango o, más bien, de la música ciudadana, a partir de títulos como Garganta con arena; e ícono de la canción bailantera originaria, reflejado en hits como El matador, Cacho Castaña también se hizo un hueco para darle su impronta a varios clásicos del rock argentino.

El resultado fue Distinto, el último álbum publicado por el cantante, en 2018, en el que versionó una decena de clásicos del género como No soy un extraño, de Charly García, Sólo se trata de vivir, de Litto Nebbia, La balada del diablo y la muerte, de La Renga, y Un vestido y una flor, de Fito Páez, entre otros.

Pero el coqueteo de Cacho de Buenos Aires con el rock no fue, ni de lejos, un arrebato de sus últimos años. Al contrario, el rock fue uno de los géneros que enmarcaron su acercamiento a la música.

"Yo debuté tocando el piano en una orquesta típica a los 15 años. Después se me llenó la cabeza de humo: las guitarras eléctricas, el rock, el twist. Acá se esuchaba tango y jazz hasta que aparecieron Elvis y Palito y entonces nació una música popular argentina", contó alguna vez. Después llegó, como él mismo decía, "lo grasa". Y al mismo tiempo, su popularidad comenzó a crecer.

Y en ese devenir, Castaña contó en alguna de sus últimas entrevistas que sabía que alguna vez volvería al rock. Y así fue."Siempre dije que el tango se iba a mezclar con el rock en algún momento. La posibilidad de conseguir, entre los dos estilos, una nueva canción que nos identifique", confesó cacho a La Viola, en ocasión del rodaje del clip de Cacho de Buenos Aires en versión de La Beriso.

Antes, en otro contacto con el universo rockero local, el cantante le había puesto su voz al ya clásico Y la banda sigue, que Los auténticos decadentes editaron como parte del álbum que lleva el mismo título en 2014.

Pero fue sin duda Distinto el espacio que Castaña encontró propicio para dejar también su propia mirada sobre el rock argento, con el agregado de No hago otra cosa que pensar en ti, de Joan Manuel serrat, a la que el cantante le cambió la letra para dejar testimonio de su adiós a las drogas y el alcohol.

"Este álbum -anunció Cacho antes del lanzamiento del disco- es un homenaje con admiración, cariño y respeto hacia otros autores".

E.S.