Vida

Murió Lucho Avilés: una vida marcada por la polémica y el escándalo

Murió Lucho Avilés: una vida marcada por la polémica y el escándalo

Podría considerarse el inventor del periodismo farandulero. A los 81 años murió Lucho Avilés, criticado por sus pares y por los artistas en su momento, fue pionero en el género. Un ACV lo sorprendió mientras se encontraba en el Club de Cazadores, en Palermo.

El periodista, nacido como Luis César Avilés, en 1938, en Montevideo, Uruguay, se radicó en la Argentina en 1965 y desde entonces trabajó en radio y televisión, dedicado al mundo del espectáculo.

Siempre polémico y odiado por muchos por "chimentero", Lucho Avilés tuvo una carrera de más de 50 años en los medios y muchos periodistas del rubro se formaron con él, entre ellos Jorge Rial. Luego de que Rial comenzara su carrera lejos de Avilés, no volvieron a tener una buena relación. Además de Rial, tuvo varios enemigos más, entre ellos Gerardo Sofovich, Gustavo Yankelevich y Andrea del Boca (con quien llegó a un juicio en los '90).

Políticamente incorrecto. Lucho Avilés, rifle en mano, tras haber matado a un jabalí. (Twitter)

Políticamente incorrecto. Lucho Avilés, rifle en mano, tras haber matado a un jabalí. (Twitter)

También en los '90 protagonizó otro episodio escandaloso cuando se peleó a las trompadas con el periodista Jorge Jacobson frente a cámaras, por Telefe durante su programa Indiscreciones.

Acido, sarcástico, "maldito", fueron algunos de los adjetivos que recibió y de los que nunca renegó.

Su carrera comenzó en la gráfica, en los '60, en el diario Crónica y más tarde llegó a la televisión donde se hizo famoso. Algunos de los programas que condujo fueron Feminísima, El pueblo quiere saber y el archiconocido Indiscreciones que durante nueve años (de 1990 a 1999 por Telefe, Canal 9 y ATC, sucesivamente), fue la gran usina de información sobre los famosos y sus escándalos. Marcaba un rating de 25 puntos cada tarde.

Luego de un tiempo fuera de cámara, regresó con un formato similar, Convicciones, en 2003 pero el programa terminó abruptamente por un conflicto con el Sindicato Argentino de Televisión (SAT) en 2012 y Avilés decidió llamarse a silencio por un tiempo. Antes, en 2007 había formado parte del jurado de Cantando por un sueño. Y en 2017, tuvo un breve regreso con su ciclo Indiscreciones en 2017 por la señal CN23. Y también tuvo un breve paso por Indomables.

Dueño del rating. Su programa "indiscreciones" marcaba 25 puntos de rating.

Dueño del rating. Su programa "indiscreciones" marcaba 25 puntos de rating.

Entre sus polémicos cruces con famosos, protagonizó uno con Susana Giménez, en 1992. Después de una discusión en una fiesta de cumpleaños, ella lo había acusado de "hacer terrorismo desde la televisión". "No se puede inculcar la violencia a la gente, con tal de tener un poco más de audiencia". Avilés no tuvo problemas en catalogarla como "diosa del Olimpo de cabotaje".

Acostumbrado a declaraciones sin medias tintas, hace seis años, en una entrevista dijo que "hacía televisión porque era un mercenario, me pagaban y listo". Dolido porque dejaron de llamarlo para trabajar en radio y televisión, se dedicó a escribir cuentos pero basados en historias reales de la farándula, con famosos (aunque sin dar nombres).

Casado desde 1984 con María del Carmen Festa, era padre de un hijo, Alvaro. Avilés pasó por numerosos problemas de salud a lo largo de su vida: tuvo varias operaciones, le colocaron dos stents, se partió el hígado en un accidente, tuvo un tumor en un pulmón, tuvo divertículos y le reconstruyeron un pie luego de otro accidente, y se había fracturado dos costillas el mes pasado.

A pesar de su cáracter polémico, se consideraba un tipo "sensible y sentimental, amante del tango".

JB