Vida

Para escuchar: Hamilton, la gran obra maestra del musical del Siglo XXI

Para escuchar: Hamilton, la gran obra maestra del musical del Siglo XXI

Por qué te lo recomendamos. Hamilton es, sencillamente una de las mejores bandas sonoras de musicales que hayan sido estrenadas en los últimos muchos años; una obra maestra de Lin-Miranda Miranda, que mantiene a lo largo de casi dos horas y media un inusual nivel de excelencia, precisión y buen gusto.

Los números del musical estrenado en 2015 son más que contundentes, apabullantes. 6 Drama Desk Awards, 11 Premios Tony (marcó el récord de 16 nominaciones, desplazando del primer lugar a The Producers y el genial musical Billy Elliot), un Pulitzer en la categoría de Drama, siete premios Olivier en Londres… Además, claro, de su éxito en las boleterías de cuanta sala por la que haya pasado. Y todo indica que su llegada a la pantalla de Disney +, este viernes 3 de julio, le augura una masividad de esas reservadas para muy pocos elegidos.

Pero el arte, cuando lo es, está mucho más allá de los ejercicios contables y las estadísticas. Y Hamilton es arte puro, es puro arte desplegado por un elenco que hace difícil eso de elegir un preferido, aún cuando el protagonismo, lógicamente, no esté repartido de manera igualitaria.

En Hamilton, además, asistimos a una especie de clase magistral acerca de uno de los fundadores de los Estados Unidos, quien llega a la Nueva York de 1776 desde su originaria y entonces británica isla de Nieves, en el Mar del Caribe, para escribir una página esencial de la historia de una nación en pleno proceso de germinación.

Y, lógicamente, a lo largo del recorrido de 24 años que propone la obra, aparecen en su radar los ex presidentes George Washington, James Madison y Thomas Jefferson, además de personajes no menos importantes en la construcción de la trama como Gilbert du Motier, Marquis de Lafayette, Aaron Burr, John Laurens, Hercules Mulligan, Elizabeth Schuyler Hamilton, Angelica Schuyler, Peggy Schuyler y Philip Hamilton.

Lo bueno es que sus vidas, o al menos ese tramo de sus vidas, es contado a través de un cóctel perfecto de Rhythm & Blues, pop, rap, soul, hip hop, jazz y el característico plan coral de los musicales broadwayianos, y la mayoría de los otros también. En ese relato, los temas se suceden con tal fluidez, que al cabo de sus 46 tracks parece increíble que hayan transcurrido 142 minutos de música de los cuales ninguno está de más.

Para que eso suceda, la monumental composición de Lin-Manuel Miranda encuentra inmejorables interpretes en Jonathan Groff, en el rol del rey George III; Daveed Doggs en el de du Motier; Philllipa Soo, brillante en el de Eliza Hamilton; Renée Elise Goldsberry como Angélica Schuyler Church; Anthony Ramos como John laurens; y Leslie Odom Jr. en el de Aaron Burr, que en solitario, en dúos, tríos o la combinación que sea logran armonías imposibles.

Los puntos más altos: My Shot; You’ll Be Back, uno de los grandes hits, que volverá a sonar siempre a cargo de Groff y con sutiles cambios, como What Comes Next? y I Know Him; la emotiva Burn; The Room Where It Happens, que habla de ahí donde los políticos acuerdan y traicionan casi por igual; Washington on Your Side; la excelente Helpless; los duetos demoledores That Would Be Enough y Best of Wives and Best of Women; y Wait For It y Non Stop y Satisfied, y, y,...

"Hamilton", un musical récord que se puede escuchar sin mirar. Y disfrutar igual

"Hamilton", un musical récord que se puede escuchar sin mirar. Y disfrutar igual

Seguir la secuencia con el apoyo de las letras, claro que puede hacer una diferencia, pero no es imprescindible para disfrutar a pleno de cada una de los capítulos de esta historia hecha de canciones tan cautivante como imperdible. Todo se reduce a poner todos los sentidos al servicio del goce.

E.S.