Vida

The Wall cumple 40 años: una pared de película

The Wall cumple 40 años: una pared de película

La leyenda acerca de las circunstancias que generaron el argumento de The Wall nos cuenta que en 1977, mientras Pink Floyd se encontraba dando un monumental concierto durante la gira del disco Animals en la ciudad de Montreal, en las primeras filas un grupo de fans gritaban de forma agresiva tal que molestó tanto al bajista de la banda, quien terminó escupiéndole en el rostro a uno de ellos.

Al mejor estilo punk, corriente musical que no casualmente había surgido un año antes en el Reino Unido, Waters se habrá sentido un punk más escupiendo a su fan, pero disgustado consigo mismo y sobre todo con los mega conciertos de rock comenzó a jugar con la idea fantasiosa de un muro. Una pared construida en el borde del escenario, para separar a los músicos del público. Esto como bien imaginarán, lo llevó directamente a la concepción del álbum en cuestión.

En esa misma época las tribus punks abdicaban de los grandes recitales en estadios, porque decían que en esas dimensiones se perdía el contacto del músico con su público. Algo absolutamente verídico que también Roger había observado. Waters experimentaba en su propia persona los efectos de la alienación que le producían esos espectáculos de Floyd, donde lo visual y lo sonoro era tan importante que terminaba sumiendo en la oscuridad a los integrantes de la banda.

El afiche de The Wall, el clásico nacido de los cerebros de Roger Waters y Alan Parker.

El afiche de The Wall, el clásico nacido de los cerebros de Roger Waters y Alan Parker.

Para muchos, fue curioso que al comenzar los trabajos para llevar esa historia al cine, Waters junto al director británico Alan Parker le ofrecieran el papel principal del film (“Pink”) a Bob Geldof, cantante de la entonces banda punk Boomtown Rats. Pero la elección tenía mucho sentido.

La película se estrenó en Buenos Aires como Pink Floyd – The Wall el 25 de noviembre de 1982 y su calificación fue Prohibida para menores de 18 años. Para entonces habían pasado exactamente cinco meses y once días de la finalización de la Guerra de Malvinas. Esta trágica circunstancia, muy fresca en la mente de la población argentina, puso una cuota de emocionalidad extra a las fuertes imágenes del film que se proyectaba en las pantallas de cine.

Las animaciones de Gerald Scarfe tienen un lugar de especial relevancia a lo largo del filme.

Las animaciones de Gerald Scarfe tienen un lugar de especial relevancia a lo largo del filme.

El desfile de los martillos neo-nazis (creación del gran ilustrador Gerald Scarfe, quien también se encargó de las ilustraciones del álbum y las animaciones del film), los bombardeos, los maestros represivos, las escenas bélicas (filmadas en el condado de North Devon), las escenas de sexo y sangre y la violencia que resuma la película incidieron en el inconsciente colectivo de parte de una generación en nuestro pais.

E.S.

COMENTARIOS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

  • Pink Floyd

  • Roger Waters

  • David Gilmour

Comentarios

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín

Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active
Cancelar
Clarín

Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.