Cultura

Animación coreana que parodia los cuentos occidentales

Animación coreana que parodia los cuentos occidentales

Primero, siete apuestos jóvenes salvan a una princesa de las garras de un dragón pero, como la ven fea, creen que es una bruja, entonces la desagradecida los convierte en enanitos verdes. Por suerte no cantan, pero se la pasan buscando que una hermosa chica les dé un beso, como si fueran sapos. Luego aparecen una reina ansiosa de recuperar su belleza, un árbol mágico, el consabido espejo, bastante confianzudo; un príncipe insoportable cuyas invitaciones son rechazadas con cualquier excusa (por ejemplo, la sirenita avisó que no va porque se está depilando las piernas); unos soldados todos enlatados, la espada Excalibur en la piedra, un enorme conejo de madera y unos bichitos también de madera, que son personas embrujadas, y, especialmente, una gordita fortachona que descubre el diario íntimo de su padre y unos zapatitos rojos de taco fino que le hacen bajar kilos de forma inmediata. Son mágicos, pero no como los del espantoso cuento de Andersen sino como esos que define Christian Loboutin al decir “Los tacones altos facultan a la mujer”.

Los enanos casi se pelean por ella, y también por ella pelean contra la bruja, el príncipe plomazo y los enlatados. ¿Quién se ganará el beso? ¿O ella se volverá gorda y verde tipo Fiona? En tal caso, si el enano más presumido vuelve a ser un apuesto joven, ¿la seguirá queriendo? Dibujo surcoreano standard, medio confuso pero entretenido y con más de una moraleja, resulta indicado para niñas y jovencitas casaderas.

“Zapatos rojos y los 7 enanos” (Corea, 2019). Dir.: S. Hong, M. Jang, S. Young. Animación. (Hoyts de Córdoba, Starlight de Colón, Entre Ríos y otras salas del interior).

Suscribite a nuestro newsletter