Cultura

Ariel Basile, en la mejor tradición del policial argentino

Ariel Basile, en la mejor tradición del policial argentino

A un viejo inmigrante italiano, patriarca de una familia del suburbano, le roban los ahorros de toda su vida. La historia podría empezar ahí. Como en una nota de Crónica HD o una notita de los policiales de El Popular. Pero no empieza ahí. Comienza cuando un oficinista intachable, de vacaciones en Mar de Ajó con su mujer y su pequeño hijo, al abrir el baúl del auto encuentra un cadáver. La sorpresa no es tanta, lo tiene visto, sabe quién es. Lo que no sabe, o no quiere saber, es por qué se lo pusieron a él. Los lectores de thrillers tienen bien conocido que no es fácil sacarse un muerto de encima, y al pobre Juan intentarlo lo va a arrastrar a una cadena de catástrofes, a ser capturado por bandas de delincuentes enfrentados que lo confunden con un enemigo por más que balbucee explicaciones. Es apaleado, amordazado, pierde dientes y logra por casualidad salvar la vida un par de veces. Para tratar de entender lo que le está pasando, Juan revisa su historia desde el momento en que, a través de su novia, conoció al viejo patriarca siciliano al que le robaron su fortuna, abuelo de ella.

El policial atrapa soltando paulatinamente datos que hacen crecer la intriga hasta que todo se resuelve tras un rosario de delitos y crímenes. Va del mundo impostado y farsante de la baja clase media a bajar al intrincado universo de las villas. Hay un psicópata, novio de la hermana de la mujer de Juan, que lo involucra en delitos, aunque él no participe, y se sirve de eso para extorsionarlo y comprometerlo en nuevos delitos. El simple Juan se ve metido en los escenarios de la prostitución, la droga, la corrupción, la violencia más absurda. Hasta ese servicio de inteligencia que lo tiene marcado, del que logrará vengarse. Y, por dar más, sin caer en spolier, un incesto deseado que inesperadamente se concreta. Una novela policial que a cada vuelta de página se transforma en comedia negra.

Ariel Basile ha conseguido que su novela avance en creciente intensidad, ritmo y acción. Consigue en la etapa final soltar la escritura y enriquecer el relato. El ámbito popular que no deja de incluir el fútbol, el encadenamiento cinematográfico de las situaciones, lo sitúa de forma claramente en un género que tiene entre sus plumas más festejadas a Osvaldo Soriano y Eduardo Sacheri.

=Ariel Basile, “Un muerto en el baúl” (Bs. As., Corregidor, 2021, 183 págs.)

Suscribite a nuestro newsletter