Cultura

Dionisi: "El teatro ya no podrá ser otra vez el mismo después de la pandemia"

Dionisi:

¨Un año cerrados fue un golpe muy duro porque no veníamos de temporadas espectaculares, no es que estemos saliendo de la era de oro del teatro en Argentina. La pandemia vino a coronar tiempos difíciles para el teatro en general. Fue un cimbronazo¨, dice Emiliano Dionisi, autor de ¨El arrebato¨, que se montó a principios de 2020 en coproducción entre el Festival Internacional de Buenos Aires (FIBA), Arte en Barrios y el Método Kairós. Tuvo diez nominaciones a los premios Hugo al teatro musical, estuvo unas semanas en cartel con localidades agotadas y se interrumpió. Con idea de Angélica Villagomez, música de Martín Rodríguez y dirección de Juan Martín Delgado, se reestrena hoy como parte de Verano off en el Met, donde se verá los martes a las 21. Dialogamos con Dionisi.

Periodista: ¿Cómo se unió a este proyecto?

Emiliano Dionisi: Me llamaron de ´Arte en barrios´ y me comentaron su proyecto. Habían hecho una versión de ´Derechos torcidos´ de Midón y esta vez querían hacer uno con musical original. Tuve una reunión con Villagomez y ella planteaba hacer un musical con hip hop, rap y freestyle, pero no me supo decir bien la temática. Sí que la música y el freestyle le daban un horizonte a las personas que quizá no habían tenido las mejores condiciones para desarrollarse y así podían encontrar una válvula de escape.

P.: ¿Cómo lo recibió el público del FIBA primero y luego en el teatro independiente?

E.D.: Muy bien porque lo que se genera con la música y la coreografía es sólido. Se cuenta una historia a través de la danza, el movimiento y las palabras. En 2020 fue un comienzo espectacular, localidades agotadas, con mucho boca en boca, y en menos de un mes estábamos agotando localidades con semanas de anticipación. Luego vino la pandemia.

P.: ¿Cómo se adaptó un musical de pequeña escala al gran escenario del Met?

E.D.: El director y coreógrafo sabe generar mucho espectáculo, usó bien cada rinconcito del Método Kairós, que es una sala preciosa del circuito independiente. Yo estaba muy confiado en que él iba a poder trasladar eso a un escenario grande como el del Metropolitan, de otro circuito.

P.: ¿De qué trata la historia?

E.D.: De un chico que nace en barrios vulnerables y está contado por quienes lo rodean. Me entretuve porque es la primera vez que escribo con un protagonista tácito, todos hablan de él pero él nunca está ahí. Se construye a partir de la mirada de los demás. Tiene que enfrentarse a situaciones duras. Puede ser la historia de cualquiera que nos cruzamos en la calle.

P.: ¿Cómo ve la actividad teatral en este momento?

E.D.: En una especie de puente, estamos esperando a ver qué pasa. El 30% o el 50% del aforo es una transición para que el teatro vaya activándose y encontrándose, no es una solución. No sirve al sector ni a la industria pero tenemos que movernos y dos espectadores es mejor que nada. Si bien me asusta y creo que es muy difícil, los golpes como éste nos ayudan a replantearnos cosas y reprogramarnos. El teatro en su forma de producción y de llegada al público y de contenido no puede volver siendo el mismo. Tenemos que ver cuál es el teatro post pandemia, el teatro que viene para llegar a la gente, cómo nos comunicamos con el espectador, cuáles son los temas, las producciones, qué formatos tenemos, qué tipo de textos se montan, si extranjeros o nacionales. Creo que es momento para reconstruir, porque esto fue una bomba para muchísimos sectores y para la cultura sobre todo.

P.: ¿Qué expectativas tiene para este año?

E.D.: Lo bueno de este segundo año de pandemia es que estoy con las expectativas más bajas, estoy con mi corazón un poco más resguardado, se puede decir que estoy más pesimista y al mismo tiempo eso me hace trabajar mejor. Me pongo en ese lugar para no llevarme otra desilusión. Prefiero pensar que estos meses de verano son los que podemos movernos un poco más y después serán momentos de encontrarnos de otra manera, volver a los streamings, a las formas nuevas, o simplemente meternos a estudiar y pensar un panorama distinto. Ojala el teatro no vuelva siendo el mismo. El mundo cambió y no es una frase, tenemos que estar a la altura de lo nuevo que venga.

Suscribite a nuestro newsletter